logo
Social
/ Agencia Uno
Social 10/03/2021

A morir de calor: estudio revela que los veranos durarán seis meses en el año 2100

Un estudio publicado en China revela el fuerte impacto que tendrá el calentamiento global en las próximas décadas. El verano durará la mitad del año, mientras que las otras estaciones se extenderán por dos meses cada una.

Un estudio científico ha revelado que para el año 2100 la nueva normalidad sea que la estación de verano se prolongue por seis meses ante los escasos esfuerzos por mitigar el calentamiento global.

El estudio publicado Geophysical Research Letters advierte que el fuerte cambio climático que experimentará la Tierra en las próximas décadas tendrá un alto impacto en la agricultura, la salud humana y el medio ambiente.

Este cambio se hará sentir con mayor fuerza en el hemisferio norte, donde el verano podría extenderse por seis meses, mientras que el resto de las estaciones abarcarán un tiempo aproximado de dos meses cada una.

En la década de 1950 en el hemisferio norte, las cuatro estaciones se sucedían con un patrón predecible y bastante uniforme. Pero el cambio climático ahora está provocando cambios dramáticos e irregulares en la duración y las fechas de inicio de las estaciones, que pueden volverse más extremos en el futuro.

“Los veranos son cada vez más largos y calurosos, mientras que los inviernos son más cortos y cálidos debido al calentamiento global”, señaló Yuping Guan, oceanógrafo Instituto de Oceanología del Mar del Sur de China, Academia de Ciencias de China y autor principal del estudio.

El estudio encontró que, en promedio, el verano creció de 78 a 95 días entre 1952 y 2011, mientras que el invierno se redujo de 76 a 73 días. La primavera y el otoño también se contrajeron de 124 a 115 días y de 87 a 82 días, respectivamente.

En consecuencia, la primavera y el verano comenzaron antes, mientras que el otoño y el invierno comenzaron más tarde. La región mediterránea y la meseta tibetana experimentaron los mayores cambios en sus ciclos estacionales.Si estas tendencias continúan sin ningún esfuerzo por mitigar el cambio climático, los investigadores predicen que para 2100, el invierno durará menos de dos meses, y las temporadas de transición de primavera y otoño también se reducirán aún más. “Numerosos estudios ya han demostrado que los cambios de estación causan riesgos ambientales y de salud significativos”, señaló Guan.