logo
Social
agencia uno / agencia uno
Social 16/03/2021

Embarazada de alto riesgo es condenada a reclusión nocturna por no acudir como vocal en primarias

Una mujer embarazada de alto riesgo en Putaendo, fue multada y condenada por no acudir como vocal de mesa en las pasadas primarias.

En Putaendo nadie entiende nada, por el caso dado a conocer por Karina Aguilar, quien tiene 7 meses de embarazo y a su haber, una orden de arresto y condena de reclusión nocturna por no asistir como vocal a las primarias del pasado 29 de noviembre.

Y claro, no asistió tampoco a la audiencia a la que estaba citada, porque coincidió con un control médico, debido a su embarazo de alto riesgo, y se le cursó una multa de 2 UTM.

Tras apelar, el monto fue rebajado, pero debe enfrentar una pena de cárcel. Al respecto el juez de policía local de Putaendo, tras la polémica decisión, expuso que las aseveraciones de Aguilar “son mentiras, o sencillamente equivocadas (…) No se daba el caso de que la eximiera de responsabilidad, pero sí habían antecedentes de que tenía un embarazo, entonces la rebajé de algo así como $110 mil, que son 2 UTM, a $20 mil (…) pero ella deja pasar el plazo y me corresponde a mí, por ley, disponer una orden de arresto a cualquier persona, quien sea, que no pague la multa”.

Embarazada se defiende

Karina Aguilar (36) explicó que al enterarse que debía ser vocal de mesa se intentó contactar con la Junta Electoral y el Servicio Electoral (Servel) para excusarse de cumplir con su obligación, sin embargo, no tuvo respuesta de sus correos electrónicos.

Aguilar pertenecía justamente a los grupos de riesgo que fueron incluidos por el Servel que podían excusarse de ser vocales de mesa, al enfrentar un embarazo de alto riesgo, pero este motivo debía justificarlo en la citación posterior al juzgado de policía local.

“Estoy siendo afectada por la mala aplicación del derecho. Yo me presenté el 22 de febrero en el Juzgado de Policía Local de Putaendo. Llegué atrasada porque justo ese día tenía control de embarazo de alto riesgo en San Felipe y no pude llegar a la hora. Cuando llegué el juez no pudo leer mi correo y me dijo que tenía cinco días para hacer una reconsideración presencial”, relató en conversación con T13. 

“Ese mismo día, en la noche, le hago llegar en formato PDF mi reconsideración, en la que ruego que se considere la anulación de la multa cursada y le entrego todos los antecedentes médicos por escrito que yo estaba embarazada, lo que me eximía de ser vocal”, agregó.