logo
Social
Social 17/03/2021

Alimentación espiritual: la nueva tendencia de chilenos en pandemia

La alimentación espiritual consiste en distinguir sensaciones corporales y aprender a distinguir el hambre fisiológico del hambre emocional.

Según el estudio “Radiografía de la Alimentación en Chile” presentado en enero de 2021, se compran mensualmente 23,4 litros de bebidas azucaradas, 17,5 kilos de pan y 5,1 kilos de dulces mensualmente en un hogar promedio en el país. Dicha problemática, ha llevado al surgimiento de distintos tipos de alimentación, tales como “la comida espiritual.”

En esa línea los datos de obesidad en Chile siguen siendo preocupantes, ya que el 31,2% de la población mayor a 15 años la posee y un 3,2% viven con obesidad mórbida, según información recopilada antes de la llegada del covid-19.

A lo anterior Claudio Canales, presidente de la Sociedad Chilena de Cirugía Bariátrica y Medicina Metabólica, agrega que “la obesidad no solo es perjudicial porque nos lleva a otras enfermedades, sino que también es crónica, por lo que no sirve tan solo enfocarse en la prevención, sino que también en su tratamiento”, mantiene.

Bajo el concepto de obesidad, un estudio realizado por la Sociedad Española para el Estudio la de Obesidad (SEEDO) sobre la ganancia de peso con las cuarentenas durante el 2020, arrojó que un 49,8% del total de consultados ganó peso desde el inicio de la pandemia. A esta tendencia, se suman las restricciones sanitarias que han provocado que millones de chilenos no puedan realizar deporte de manera adecuada durante este 2021.

¿Qué es la alimentación espiritual?

Bajo estas normas sanitarias surgen alternativas como la comida vegana y la alimentación espiritual. Martín Carrasco fundador de Ghali Kombucha expone que la solución a la mala alimentación “es la ‘Alimentación Consciente’ a través de la ‘Comida Espiritual’ o ‘Spiritual Food’, en donde escuchamos las sensaciones corporales y aprendemos a distinguir el hambre fisiológico del hambre emocional y así nos volvemos a conectar con la sabiduría de nuestro cuerpo, dejando de lado las emociones mentales”, manifiesta.

“La comida espiritual no solo alimenta el cuerpo, sino que también el espíritu y el alma, ya que al estar conscientes de lo que estamos comiendo y como lo estamos comiendo nos conectamos con nuestros sentidos más profundos”, agrega el fundador de Ghali Kombucha.

A su vez, añade que de alguna u otra forma todos nos hemos vistos afectados emocionalmente durante la pandemia, aludiendo a que hoy es sabido que nuestro estómago es nuestro segundo cerebro y que muchas emociones negativas nacen desde ahí, por lo tanto, una buena alimentación genera un gran cambio, más aún si son alimentos probióticos ya que de esta forma mejora nuestra microbiota y con ellos nuestro sistema inmune y estado de ánimo, concluye.