Alfa Romeo Giulietta ¡Ragazza piu bella!

Hoy es el turno romántico, hermoso y trascendente de Alfa Romeo y su especial momento de creatividad llamado Giulietta. Las vaivenes del modelos y su feliz presente, se parecen al de una historia de amor.

Por

Ver galería

Desde su fundación en 1910, la Anónima Lombarda Fabbrica Automobili (Alfa Romeo) ha plasmado un elegante diseño y un rendimiento deportivo en cada uno de sus modelos. Con mucha honra al arte italiano creado por siglos y siglos, cada detalle de sus creaciones tiene un sentido y un objetivo, cada pieza quiere proyectar y comentar una historia en sí misma. El logo de Alfa Romeo tiene la cruz roja y fondo blanco del escudo de Milán y la serpiente sobre fondo azul, símbolo de los Visconti, la familia que gobernó Milán entre los años 1277 y 1477. Quizás es un detalle que muchos dejan pasar pero es una perfecta mixtura que deja claro sus orígenes y su peso histórico.

 

En 1954 una nueva pieza de arte aparece en gloria y majestad en el Salón del Automóvil de Turín. El hecho que Bertone haya participado en el diseño y que éste se haya bautizado como Giulietta, un romántico e histórico nombre femenino italiano, sólo me lleva a concluir que en su proceso de creación estuvieron presentes la pasión, el arte, la elegancia y la preocupación por los detalles. Al ver el resultado, esto que sostengo se confirma de inmediato. El primer Giulietta fue un coupé de diseño compacto. Le seguirían en 1954 una versión berlina (diseñada por la misma casa italiana) y una clásica versión convertible Spider (aportado por la pluma de Pininfarina). Ya en 1957, asomó la versión más potente: Giulietta TI (Turismo Internazionale).

 

La estética del Giulietta combinaba de forma acertada las variables más apetecidas por un público exigente. Un hermoso diseño, un tamaño acotado y un estilo muy particular. Arriba del Giulietta, su dueño podría correr en solitario y a gran velocidad por las rutas centrales hacia Florencia o bien disfrutar de un apacible paseo por los pueblitos de La Liguria, abrazando a una bella ragazza (el modelo tenía un único asiento delantero tipo banca ya que la palanca de cambio se ubicaba en la dirección).

ALTO IMPACTO

Su primera motorización consistía en un Twin Cam de 1.290 cc con 4 cilindros en línea, de 80 CV para su versión Sprint. En los años posteriores apareció una nueva motorización que alcanzaba los 116 caballos y una velocidad punta de 190 kms/hora. Esta opción se montó en los Giulietta Sprint Speciale y Giulietta Sprint SZ (Sprint Zagato). El éxito fue inmediato y el Giulietta alcanzó el segundo lugar en Italia por volumen de producción.

 

Entre 1955 y 1964 se comercializaron más de 200 unidades entre sus diferentes versiones. Tan arraigado quedó en la mente de sus fanáticos que la casa de Milán ha optado por relanzarlo dos veces a lo largo de su historia.

En 1977 fue presentada la segunda generación, sin embargo su diseño no guardaba mucha fidelidad con el de su antecesor, por lo cual considero que el nombre sólo se basó en una estrategia, y poco acertada, de marketing. En cambio, sólo el pasado año 2011, Alfa Romeo se reivindica con la tercera generación del Giulietta y esta vez los guiños al modelo de 1954 son más contundentes. ¿Y el resultado? ¡Una ragazza piu bella! Un gran Auto con Historia.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo