AUTOTEST: Con el Duster, sólo pensarás en el fin de semana

Grande, espacioso, potente. Seguro en carretera y aún mejor fuera de ella. Paseamos el nuevo SUV de Renault por el mundo de asfalto, pero fue una delicia en la nieve y los cerros.

Por

Esas ganas incontrolables que llegue el viernes, huir de la ciudad, partir a Punta de Lobos a surfear, hacer un picnic, acampar en el Cajón del Maipo, o por lo menos organizar un asado en la parcela familiar en Curacaví. No crea que estoy usando estas líneas como espacio de reclamo o desahogo, simplemente fue lo primero que pasó por mi mente cuando me tocó probar este nuevo SUV de la marca francesa.

 

El Duster es un off-road 4×4, un robusto que muestra su carácter gracias a su originalidad. Nos tocó probar el tope de la gana, el 4×4 Dynamique de motor 2.0 litros y 138 CV. Lo primero fue ver que tenía personalidad propia, sólo bastaba con mirarlo. Y más allá de su acertado diseño y prácticas soluciones de uso y espacio, cautiva también por esa mezcla de rebeldía que lo convierte en un todo terreno, SUV, 4×4… Todo a la vez.

 

Una gran parrilla frontal y cromada le asegura prestancia al venir, luces grandes e imponentes, neblineros que decoraban hacia el centro, terminando con el corazón del rombo característico de estos franceses.Lo mismo me pasó al verlo de perfil. Es sólo cosa de admirar lo primero que resalta a la vista: los 5 rayos en sus neumáticos de 16 pulgadas, además de los sobresalientes tapabarros. La parte de atrás quiebra el esquema.

 

Es definitivamente mucho más simple y tradicional, donde se nota un diseño más convencional en la puerta de la maleta, pero que se mezcla con el imponente cromado que representa el modelo: “Duster”.Mantenerlo demasiado limpio, cuidado y en la ciudad era una antítesis, un sacrilegio. Parecía rogar por aventura y suciedad al tiempo que las barras del techo clamaban por su uso.

 

En la selva de cemento

Mi primer desafío fue probarlo en la ciudad, ya que siempre parecía estar listo para la batalla. Eso lo noté al subirme por primera vez, ya que el puesto de manejo en altura me hacía sentir la reina de la selva, podía ver en todos los sentidos, con una claridad que me hizo sentir segura desde el principio. El panel de instrumentos es bastante simple, aunque suficiente.

 

Tacómetro y velocímetro análogos, mientras que temperatura, medidor de combustible y computador a bordo se miden de manera digital. Los asientos son bastante cómodos, lo que me hizo imaginar un viaje más largo, como a Puerto Montt. Buen espacio para las piernas y para gente alta. En su zona de carga de 400 litros entra prácticamente todo.

 

Pero vamos a lo que nos convoca. Bastante cómodo al tomar las autopista, para lo cual elegí el sistema 4×2 a través de un botón cerca del freno de mano. Sentí una muy buena adherencia al asfalto, incluso cuando lo sometí a variadas curvas a media y alta velocidad. En general, nota buen trabajo en la insonorización hasta antes de los 130 km/h. Otro detalle a destacar son sus cortos y precisos 4 primeros cambios (tiene 6 en total), de los cuales los últimos dos son bastante elásticos, no perdiendo potencia a la hora de adelantar.

 

 

En la tierra

Llevé la máquina a un paseo por el Cajón del Maipo y camino a Lagunillas. Durante la sesión de grabaciones para el programa TacometroTV de Publimetro (La Red, UCV y Vivedeportes), se le dio duro en barro y accidentados senderos off road, quedó de manifiesto su buen ángulo de ataque y también el ventral ya que pese a los temores de los camarógrafos el auto sorteó con rudeza el hostil camino cerca de las alturas santiaguinas en Yerba Loca.

 

También fuimos a Lagunillas para seguir mezclándonos con la tierra, por un camino que en varios sectores presentó desniveles, vertientes naturales en medio de la ruta o simplemente barro. Activando el 4×4 se notó la diferencia, en todo momento se comportó sólido y con muy buen desempeño a nivel de tracción. Definitivamente estaba en su especialidad. El único miedo que tenía era topar con alguna piedra (a simple vista parecía ser más bajo), pero a pesar del maltrato nunca sentí que algo golpeara abajo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo