RX-7: Mazda no se podía quedar tras

Hacia finales de los años 70, las marcas japonesas ya no sólo se conformaban con producir autos de buena factura, prácticos y un bajo nivel de fallas. Sacar deportivos de agresivo diseño y altas prestaciones se reflejaba en la aparición de icónicos como el Toyota Supra, el Honda NSX y los Datsun 240-Z y Skyline. Mazda jugó su carta en 1979 y remeció el mercado con el RX-7.

Por

El RX-7, con motor central delantero y tracción trasera conquistó a miles de fanáticos adictos a la adrenalina y a la perfección nipona.

Pese a contar con una versión de cuatro plazas, el diseño conceptual estaba concebido para un dos plazas, considerando la ubicación del doble motor rotativo Wankel, dispuesto ligeramente detrás del eje delantero. Un largo capot no dejaba un excesivo espacio para los usuarios de este exitoso bólido y, por lo mismo, la máxima sensación de deportividad se la llevaba el modelo coupé.

 

El motor del RX-7 entregaba 100 caballos en las 6.000 vueltas y una velocidad punta de 190 km/h. Asimismo, lograba 9,2 segundos en la clásica prueba de aceleración de 0-100 kms/h. No son registros extremos pero considerando que corría el año 1979, se hacen más que destacables.

 

Tal como lo hizo Datsun en su momento y buscó inspiración en el Mustang para el desarrollo de su exitoso 240-Z, Mazda rescató los lineamientos del Lotus Elan para lograr un modelo de clara estirpe deportiva. Y un trabajo tan bien hecho tiene sus obvios réditos, reflejado en las más de 470 mil unidades vendidas de la primera generación del RX-7 (1979-1985).

 

Un modelo deportivo exitoso derivaba con consecuencia en pruebas tuerca. El RX-7 participó en Las 24 Horas de LeMans entre 1979 y 1991, retirándose con honores al ganar en 1991 el último premio disputado. Asimismo, triunfó en 1979 en Las 24 Horas de Daytona y en 1981 en Las 24 Horas de Spa.

 

En 1986 aparece en el mercado la segunda generación del RX-7. Si el Lotus Elan dio la pauta para la primera generación, en esta oportunidad el Porsche 944 fue la fuente de inspiración para los ingenieros de la casa de Hiroshima. El restyling del modelo fue completo. De mayores dimensiones que su predecesor, el nuevo RX-7, en su serie 4, montaba un motor con inyección atmosférica que entregaba 146 caballos. Una opción turboalimentada incrementaba la potencia hasta los 189 cv de potencia. La serie 5 (1989) trajo motores con mejor compresión, logrando 160 y 200 caballos respectivamente.

 

LLEGA EL BI-TURBO

El nuevo RX-7 fue designado como El Mejor Coche Importado de 1986 y su versión turbo se llevó una buena cantidad de premios y reconocimientos del mundo automotor. En 1987 y dado el éxito rotundo del modelo, Mazda lanzó una versión descapotable. ¿El resultado? Obvio, grito y plata!!

 

La tercera y última generación del RX-7 apareció en 1992. Con un diseño aún más deportivo, la serie 6 del RX-7 montaba un motor bi-turbo que ofrecía 255 caballos de potencia. Un deportivo de raza pura. Su motor bi-turbo consistía en disponer de una pequeña turbina para rango de bajas revoluciones, mejorando su par motor y anulando de buena forma el turbo-lag. La segunda turbina se activaba en las 4000 revoluciones y el cambio no implicaba un ajuste violento, entregando una aceleración pareja, constante y potente.

Las versiones comercializadas eran tres: base, touring y R, esta última con suspensión más deportiva, paquete aerodinámico especial y neumáticos Z.

 

En 1997 la serie 7 mejoró en 10 caballos la potencia de sus modelos. Ya en 1999 apareció la serie 8, la última de una espectacular familia de furiosos deportivos. Esta última versión tuvo cambios en su turbocompresor, en sus asientos y sus luces. Por su parte, el alerón trasero se cambió por uno ajustable. La versión Type RS, tope de gama, calzaba llantas de 17 pulgadas, suspensión Bilstein y su potencia se empinaba en los 290 caballos. Adrenalina y neumático quemado!

 

En el año 2002 se deja de producir el RX-7, con más de 800.000 unidades vendidas y dando paso a otro consagrado, el RX-8. Para los románticos, Mazda produjo una edición especial. 1500 unidades del “rx-7 Type Spirit-R”, una versión con las mejores prestaciones posibles y con todos los adicionales que se incluyeron a lo largo de la prolífica y exitosa vida de todas sus series y generaciones. Si de inspiración se trataba, Mazda dijo presente con este gran Auto con Historia.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo