NISSAN PATHFINDER: Sigue siendo todoterreno pero su atuendo es elegante chic

La nueva era del Nissan Pathfinder comienza a vivirse (todavía no en Chile) con un vehículo totalmente distinto y cuyo atractivo se activa casi inmediatamente al contemplar los resultados de su decidida cirugía.

Por
NISSAN PATHFINDER: Sigue siendo todoterreno pero su atuendo es elegante chic

Vimos hace unos meses, en esta mismas páginas, una propuesta en estado de concepto (maqueta) de lo que sería el nuevo momento del Nissan Pathfinder 2013.
Ahora, compartimos con ustedes el instante definitivo de cómo comenzará a muchos mercados del mundo y lo hará como un vehículo fuertemente renovado que abandona cuadraturas y momentos muy bruscos para proponernos un SUV todoterreno mucho más elegante y que sin dejar de lado sus aptitudes “salvajes” viene arropado con un elegante vestir de ciudad.
Ya desde las bases estructurales de su fabricación nos enteramos de que el gigante japonés recurre al chasis monocasco para fabricar el resto del cuerpo del nuevo Pathfinder (el que se utiliza en la mayoría de autos de pasajeros y todoterrenos que se comercializan actualmente). Anteriormente, Nissan echó mano de la horma de chasis con largueros que hoy representa una opción de minoría entre los fabricantes. El propósito de este chasis monocasco es implementar una solución de fabricación para obtener como resultado un auto más ligero y más rígido, lo que favorece su performance y tambo´en los guarismos asociados al medio ambiente (mejor consumo, más bajas emisiones contaminantes)
De acuerdo con datos proporcionados por el fabricante nipón, se ha conseguido reducir el peso del Pathfinder 227 kilos, por lo que esta nueva era del 4×4 debería exhibir como peso unas dos toneladas (al que releva está entre 2.165 y 2.285 kilos, dependiendo de diversas versiones en gasolina y diésel).

REDUCTORA PARA LA CASA

Este SUV hará su estreno con modalidades de tracción delantera y de tracción total conectable. El Pathfinder que ya tramita su jubilación cuenta un mecanismo de tracción total conectable que, cuando sólo envía fuerza a un eje, lo hace al de las ruedas traseras y no al de las delanteras.
Técnicamente, lo anterior se explica por la nueva disposición del motor, que pasa de estar ubicado longitudinalmente a una situación en posición transversal lo que ha llevado a Nissan a emplear un sistema de tracción diferente, en este caso el llamado “ALL-MODE 4×4-i”, idéntico al que hallamos en el X-Trail, donde un embrague multidisco controlado electrónicamente acopla el semieje trasero al delantero. Estamos en presencia de una variante que quizás provocará nostalgias en los corazones off road más “químicamente” puros, ya que esta variante involucra el fin de la presencia de la reductora, para muchos “jeeperos” un verdadero emblema del alma 4×4.

REFINAMIENTO, ORDEN DEL DÍA

Cuando decimos que el nuevo Pathfinder llega con un loo más de “ciudad” que salvaje debemos prestar mucha atención a lo que ocurre en la amplia cabina, donde claramente asistimos a la llegada de un auto totalmente nuevo con respecto a su antepasado más directo. Así, su sello y sensación que transmite es de mucho mayor refinamiento.
En el cuadro de instrumentos, entre los dos indicadores de aguja principales, nos saluda una pantalla en color. En la consola, en tanto, encontramos otra que funciona con tecnología táctil.
Por lo que entendemos, los asientos delanteros podrán gozar como opcional de calefacción individual y ventilación. El conductor, a su vez, dispondrá de un equipo de cámaras exteriores que lo asistirán en una variedad de maniobras.

NUEVAS MANERAS DE ACCESO

Una de las mejoras más llamativas es el aumento de configuraciones que ofrecen la segunda y tercera corridas de asientos. La segunda posibilita adelantarla o retrasarla, para ajustarlas según las necesidades del espacio disponible para las piernas en la segunda y tercera fila (o bien en el maletero). También son regulables en inclinación los respaldos de las dos filas.
Otra de las novedades operativas está localizada en el acceso a la tercera corrida de asientos y las dos maneras que hay en entrar allí: una es la que el asiento del lateral de la segunda fila se adelanta y, simultáneamente, el respaldo se abate hacia delante y la banqueta se levanta ligeramente para permitir adelantar un poco más el asiento. La segunda vía está ideada para cuando se lleva instalada una sillita infantil; en este caso, el asiento se adelanta reclinándose ligeramente hacia delante.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo