Jeremías Israel: "En una relación cada cierto tiempo me preguntan si acaso la moto es más importante Me pasa siempre"

Ciento por ciento enfocado en la preparación de su primer Dakar, el astro de las dos ruedas hizo una pausa para el repaso de una existencia intensa y un futuro lleno de desafíos.

Por

Por: Javiera Lastra Amaya

Con una larga historias deportiva y por ende con mayor madurez es que hoy a sus 31 años mira desde otra perspectiva el gran desafío del Dakar 2013, su debut en esta madre de las competencias. Para ello es que Jere, como le dicen sus amigos, se está preparando desde febrero de este año tanto en entrenamiento como mentalmente.
Uno de sus grandes compañeros de esa preparación han sido las cámaras que lo han estado grabando desde marzo para emitir un capítulo semanal de su docureality “Road to Dakar”, el que lo ha tenido muy entusiasmado ya que “ha sido muy lindo, estoy muy agradecido de la gente que ha ido disfrutando todo el tema que ha sido parte del documental, que se dio tiempo de ir hacer la entrevista, que se ha dado el tiempo de participar en este tema y para mí ha sido muy lindo y creo que es un tremendo archivo que quedará ahí por el resto de la vida”.
Además de los preparativos previos a la competencia más extrema del mundo, en esta entrevista pudimos descubrir otros ámbitos de la vida de Jeremías Israel, algunos hitos que han marcado su historia como el accidente que sufrió el 2009 y que le afectó las muñecas, su comienzo desde pequeño en este deporte y cómo vivió esos años. Asimismo respondió algo que más de una mujer debió preguntarse: qué tiene que tener la polola de un piloto.

¿Cómo va su preparación para el Dakar 2013, faltando tres meses para la competencia?
Va bien, he tenido una buena etapa de aprendizaje he podido ir quemando paso a paso las distintas cosas que planteamos en un principio, pero siempre tengo el gustito de que me gustaría hacer más cosas y estoy tratando de estos últimos meses poder concentrar toda la experiencia ganada y poder ir más a los detalles para tratar de llegar lo mejor preparado posible. Estoy ciento por ciento enfocado en mi preparación para el primer Dakar, pero con características un poco más maduras y a todo nivel. Desde mi vínculo y mi relación con los medios hasta mi relación con mis auspiciadores y las empresas que hacen posible que yo pueda correr y sigo buscando en mejorar mi navegación.

¿Has entrenado con alguno de los pilotos chilenos, te has preparado con alguno?
Voy a entrar en un intensivo para tener toda la parte médica. En lo técnico y lo que es la experiencia de un Dakar tengo el apoyo de Pablo Levalle y en terreno de Pepe Cornejo. Con él hemos estado haciendo muchas sesiones de entrenamiento específicas de navegación y después he tenido la suerte de tener conversaciones con Carlo de Gavardo, Chaleco López y espero entrenar con él estos días de fiestas. Yo creo que es una sumatoria de experiencias, kilómetros, horas arriba de la moto de rally para empezar a tener esta noción.

¿Cuáles son tus expectativas previo al Dakar 2013?
No sé, es difícil poder plantearse un objetivo. Siempre me he planteado metas teniendo conocimiento de lo que hago y siempre lo que hice fue correr motocross y establecerme metas según los parámetros que uno conoce, pero cuando vamos a enfrentar un evento totalmente distinto que tiene cualidades así como de que el rally en auto donde yo compito contra el resto, pero realmente mi primer competidor es la ruta y mi primera meta es llegar. Entonces acá mi primera gran misión es hacerlo bien, cometer la menor cantidad de errores, cuidar la moto, cuidarme yo y terminar. Después de toda esa ecuación hay un resultado y ése es lo que yo no tengo claridad cuál realmente sería un resultado bueno, muy bueno o no tan bueno.

¿Entonces podríamos decir que hasta el momento es llegar?
La primera gran meta es terminar y ahí conversamos el resto. Pero sí tengo claro que, y te lo digo desde el primer día, cuando yo me planteo hacer este proyecto y correr el primer Dakar tengo claro que no puedo llegar a hacerlo así tranquilo a ver qué pasa. Tengo que tener la mejor moto posible, la mejor preparación posible, el mejor equipo posible y que tengo detrás años de experiencia y un nombre y una historia que de alguna forma debiesen ser un aporte y que por lo mismo hay una expectativa, pero estoy ciento por ciento enfocado en el tema y claro de que todo lo que haga no va hacer suficiente. Entonces vuelvo un poco a la esencia del tema ¿cuál es el resultado correcto? No lo tengo claro. Tengo que hacer todo bien y tengo que ser consecuente para poder llegar ciento por ciento preparado o no sé…

REALITY Y OBSTÁCULOS

¿Cómo te ha ido con la experiencia de tu docureality “Road to Dakar 2013”?
Ha sido muy buena, creo que ha sido un proyecto que ha traído muchos recuerdos, una gran historia de vuelta y por otra parte me ha motivado a seguir buscando pequeñas cosas de la historia que son muy importantes para mí y para toda la industria de motos y toda esa gente que muchas veces tiene parte de esa historia perdida y ahí incluye a todos los personajes que han sido parte de esta industria. He tenido muy buenos comentarios y he recibido el cariño de la gente que lo ha ido siguiendo paso a paso y hoy día estamos en una etapa de terminar la primera temporada donde llegamos al fin de los primeros 20 capítulos y empezamos con la recta final con los últimos 20 capítulos, que son los últimos previos al Dakar.

Cuéntanos un poco de lo que has tenido que vivir como deportista en el sentido de que el 2009 tuviste un accidente importante entrenando que podría haber terminado con tu vida ¿Cómo has sorteado esas trabas para hoy estar tan bien?
Eso es un planteamiento de vida, claramente a todos nos tocan cosas, problemas diarios, más complicados y menos, personales, familiares, en la pega y un poco es una conversación diaria de una u otra forma comprender de que a veces cuando no tenemos problemas los buscamos y en ocasiones tenemos problemas mayores que realmente requieren de nuestra atención como un accidente de esas características que me pudo haber quitado la vida. Todos nuestros problemas se esfuman y ahí es donde vuelves un poco a la esencia y dices, ¿cuáles son las cosas importantes? ¿Cuáles son las cosas que realmente son problema? Y que necesitamos complicarnos por el tema y hay otras cosas que sólo hay que prestarles atención y enfocarse en trabajar y hacer las cosas. Mi vida se ha marcado por tener la gran suerte de haber tenido una familia que me apoyó en un deporte tan poco tradicional y me dijeron que el deporte sí era una opción de vida y desarrollarme en un camino tal vez distinto al tradicional.

¿Cuáles son los hitos que han marcado tu vida?
Yo creo que todos los días tengo pequeñas cosas, he tenido la suerte de conocer a mucha gente que me ha ayudado que me ha entregado apoyo, conocimiento, buena onda, he podido viajar por el mundo corriendo y también ahí he tenido mucha experiencia de vivencias. Deportivamente creo que los hitos más importantes fue que desde que empecé a viajar desde muy chico a Estados Unidos fue muy impresionante porque de ahí nace el tema, cuando iba a las carreras con la familia muy chico y corría y tenía todo un tema ahí junto a otros niños creo que nada hubiese sido lo mismo sin esas experiencias. Y ahí recuerdo a Chaleco, yo crecí con él corriendo motocross, al mismo Checho (Sergio) Baracatt, que son personajes que siguen estando presente y que vienen de una historia de los años a fines de los ochenta principio de los noventa.

¿LA MOTO ES MÁS IMPORTANTE QUE YO?

¿Cómo es la mujer ideal para un piloto?
Claramente hay cosas que tenemos los deportistas, cualidades y también algunos defectos, depende de quién lo mire. Y los defectos o la parte más fome del tema es que tenemos que dormir temprano, pocas ganas de salir de noche. Los fines de semana son parte de días laborales, entonces el formato vacaciones y todo el esquema es distinto. Y eso para nuestra cultura es un poco raro y somos yo creo que de alguna forma considerados en algunos aspectos fomes, porque claramente no seré el personaje que te va acompañar a tomarte unas piscolas porque si yo tomo claramente al día siguiente no podré entrenar.
Puedo tomarme unas cervezas o una copa de vino, pero si yo entro en el formato de sentarme y tomar un par de piscolas yo al día siguiente no puedo entrenar y no sólo al día siguiente, el deportista de alto rendimiento va a sufrir eso más de 24 horas.

O sea, tiene que tener paciencia…
Es que tengo muy pocas ocasiones para poder hacer eso y eso nos hace personajes más tranquilos por ese lado. Tenemos un formato de vida distinto y también está el tema de los viajes, yo viajo tres veces al mes y hay que tener estómago para poder comprender y entender que nosotros trabajamos con nuestro cuerpo, no es lo mismo de apagar el computador el viernes y olvidarte hasta el lunes.

¿Qué tendría que tener la mujer del deportista?
Le tiene que gustar el deporte, tiene que tener claro que el deporte profesional es duro y más de lo que uno piensa. Requiere de trabajo y perseverancia. Tiene que estar dispuesta a entender y por otra parte tener la capacidad de comprender de que muchas veces el deportista de alto rendimiento está un poco presionado. Siempre cada cierto tiempo va a salir la pregunta ¿la moto es más importante que yo?

¿Te ha pasado?
Me pasa siempre (ríe).

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo