Sebastian Loeb: radiografía de un ídolo

Sebastien Loeb no tiene piedad con sus rivales ni la historia. Atrapó su noveno título mundial en el Rally. Citroën, a su vez, vive un éxtasis junto la campeón más ganador de todos los tiempos de las competencias del motor.

Por

Por: Alexis Cares // Fotos: AP y Citroën Presse

Hace cinco años pude cruzar algunas palabras con Sebastien Loeb en una fecha del Rally Mundial celebrada en Córdoba, Argentina, donde claramente ganó… Le pregunté si su pareja (Severine Meny, con quien se casó el 2005) le suplicaba como todas las novias o esposas cuando uno anda muy fuerte en auto, “no andes muy rápido, mi amor”.
Su sencilla timidez fue la antesala de su respuesta siempre breve pero afable, aunque firme. “Ja, me lo ha dicho, pero no puedo comprometerme a eso”. Los jefes del equipo Citroën entraron a sacarlo como si fuese de vida o muerte. Recuerdo haberle hecho un chao con las cejas y de regalo, aparte de una parka roja autografiada oficial del team francés que orgulloso llevo a cuanto rally me toca ir, me dio un golpecito en el hombro.
Ya era cuatro veces del mundo. Ya había presentado sus papeles para ser leyenda, como Fangio, Schumacher o Valentino, por nombrar a campeones repetidos por encima de todo y todos. Había cumplido 33 años el 26 de febrero. Hoy, con 38, no ha sabido saciar su apetito de podios, títulos y campeonatos.
Nueve consecutivos. Se pasó. ¿Muy malos sus rivales? Sería una falta tremenda de respeto apuntar eso ante la calidad de excelsos corredores como Hirvonen (Citroën), Latvala (Ford), Sordo (MINI) o las anteriores luminarias que también sucumbieron ante el natural de Alsacia, como es el caso de Gronholm o Sainz, a quienes Loeb les pisoteó cuanta marca registraron en su momento como gran cosa o techo. ¿Un extraterrestre, entonces este rubio? Eso pareciera tener más seso que buscar razones de su supremacía en la debilidad de los demás.
En el pasado Salón de Francia anunció su retiro aunque tampoco será total. Durante 2013 correrá algunas pruebas del calendario WRC y cuando no lo haga su sustituto seré el español dan Sordo (quien, a su vez, deja MINI que no sigue en el torneo).

GANAR Y GANAR

En su adolescencia, Loeb destacó como gimnasta y fue cuatro veces campeón de Alsacia. Durante 1995 ejecuta sus primeras notas en el rally. En esas correrías fue descubierto por Dominique Heintz y Rémi Mammosser. Así,  en 1997 ya era integrante del “Ambition Sport Auto”. Tras varios éxitos en rally regionales, pasó velozmente a pruebas nacionales y venció en cuatro carreras de la categoría de 1300 cm3. Al cierre de aquella temporada era ungido como la Esperanza del Año.
En 1999 se quedó con el Trofeo Citroën Saxo Kit Car y en 2000 atrapó el Campeonato de Francia de Rally Tierra. Citroën le ofreció un Xsara Kit Car para disputar el Rally del Var. ¿Adivinaron? Ganó… Tras esta victoria, fue fichado por Citroën para disputar el campeonato de Francia 2001. En esa temporada alcanzó el campeonato de Francia de Rally Asfalto con 6 victorias y el Campeonato Mundial Junior (JWRC) con cinco triunfos.
El 2002 ocurre su primera ganancia mundialista en Alemania y el 2004 se corona por primera vez campeón del mundo. De ahí en más, las historia es tan conocida como consecutiva.
Y este año le sobraron tres fechas, ya que fue monarca por anticipado ante su enfervorizada afición que lo ovacionó en su reciente triunfo en Francia. este fin de semana se corre la fecha en Italia antepenúltima de la temporada. ¿Ganará? Tiene opciones…

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo