Loeb rompe un nuevo récord en Pikes Peak

La competencia "hacia las nubes" como es llamada, contaba con un anterior mejor tiempo de 9:46,164 al que Loeb hizo picadillo.

Por

El tiempo de Loeb hizo añicos el anterior mejor crono de 9:46,164, conseguido por Rhys Millen en la anterior edición. Este año, los tres primeros clasificados batieron el récord de 2012. “Para mí ha sido la competición del año”, dijo Loeb tras llegar a meta, situada a 4.300 metros de altitud, en las Rocosas. “Al principio de la subida tenía presión, por supuesto, porque he sido testigo directo de la inversión de tiempo y dinero que han hecho Peugeot y todos los patrocinadores. Pero, al final, tras todos los entrenamientos y la preparación, solo estábamos el coche y yo. Y yo debía darlo todo”.Loeb fue el primero de la categoría Unlimited en participar y desplegó los 875 caballos de su coche, después de que los participantes de las categorías de motos hubiesen acabado la carrera. No obstante, hubo diversos retrasos, lo que hizo que el equipo se preocupase ante la previsión del tiempo, que anunciaba lloviznas a media mañana, algo muy común en esta prueba, debido a la altitud a la que se desarrolla. “Cuando estaba en la línea de salida, esperando, pude ver varias nubes acercándose a la cima de la montaña”, apuntó Loeb. “Recuerdo pensar, incluso, que si no salíamos pronto, sería muy difícil acabar la carrera”.

De todos modos, Loeb no tardó mucho en salir y completó la subida a bordo de su Peugeot 208 T16 Pikes Peak en un tiempo menor que, incluso, el que el programa de simulación del equipo había dado como posible. El tiempo máximo teórico –calculado a partir de los datos recogidos durante los entrenamientos– era de poco más de 8 minutos y 15 segundos. El nueve veces campeón del mundo de rally consiguió, de alguna manera, bajar dos segundos esa previsión.

“Estoy muy contento porque, al final, ha sido una buena subida”, dijo Loeb. “No esperaba superar ese tiempo de 8:15, así que hacer 8:13 ha sido muy bueno. Antes de salir, no sabía si debía ir al máximo o si debía llevar un ritmo cómodo que me asegurase la victoria. Al final, me decanté por la primera opción”. El resultado fue espectacular y, ahora, Loeb forma parte del selecto grupo de vencedores de la subida al Pikes Peak, y lo logró casi un año después de conquistar América al ganar la final de la categoría de RallyCross de los X Games, el 1 de julio de 2012. A pesar de ir al máximo en todo momento, el pluricampeón del mundo dijo no haber tenido momentos difíciles y que su coche fue muy bien desde el momento en que empezó a rodar en Estados Unidos.

“Todo estuvo bajo control, desde el principio hasta el final”, aseguró. “Aparte de la preocupación por el clima, no tuvimos ningún momento excesivamente difícil”. La subida de Loeb recordó a la efectuada por el finlandés Ari Vatanen, campeón del mundo de rally de 1981, en 1988, hace exactamente 25 años, a bordo del Peugeot 405 T16 Pikes Peak. Por aquel entonces, el tiempo establecido fue de 10:47,220 sobre tierra, un signo de cómo ha evolucionado esta prueba con los años.

En segundo lugar de la 91ª ‘Carrera hacia las Nubes’ se clasificó el vencedor del año pasado, Rhys Millen, en su recién estrenado Hyundai RMR PM580-T. Millen se quedó a 49 segundos de Loeb, con un crono final de 9:02,192. Sin embargo, el neozelandés batió su propio récord de 2012 y manifestó esta dispuesto a bajar de la barrera de los nueve minutos el año que viene.

“Creo que es justo decir que hoy estábamos corriendo por la segunda posición”, dijo Millen. “Romain Dumas y yo estuvimos muy cerca el uno del otro durante los entrenamientos libres, pero entonces oí que, desafortunadamente, su motor se rompió en la salida. Sabía que no iba a batir el tiempo de Loeb, así que decidí no correr riesgos innecesarios. Y se debe reconocer a Loeb ya Peugeot Sport que estuvieron intratables. Su tiempo final fue sencillamente increíble. ¿Qué si será batido, alguna vez? Puede que no…”.

Para Loeb y Peugeot Sport, ayer fue el final de una aventura que les llevó desde el legendario Mont Ventoux francés, donde se hicieron los primeros test del 208 T16 Pikes Peak, hasta las montañas de Colorado, el estado norteamericano a mayor altitud. La subida al Pikes Peak es legendaria en el mundo del motor: es la segunda prueba más longeva de América, tras las míticas 500 Millas de Indianápolis- Y, ahora, Sébastien Loeb –nuevo Rey del Pikes Peak– y Peugeot forman parte de la historia del motor en América.

Abajo puedes ver las increíbles imágenes del récord de Loeb:

Fuente: Red Bull

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo