Citroen DS3: Amor a primera, segunda y tercera vista

Un motor a base de gasolina de 1.6 litros es el encargado de propulsar al más pequeño de los DS, el cual unido a una caja manual de cinco velocidades le entregará 120 caballos.

Por

El modelo francés encanta no sólo por su silueta. Esta versión con 120 caballos de potencia es capaz de que experimentemos una performance bastante ágil sobre el asfalto.
Su primer impacto visual se explica por la minuciosidad de los detalles, con su pintura bicolor que lo protagoniza todo, además de las bien ejecutadas llantas negras brillantes. Adentro, los asientos sugieren deportividad en una coherencia bien lograda desde los que exhala el tablero de instrumentos, la tapicería, los pedales deportivos de aluminio… Sin duda que esta creación de Citroen rebosa el cariño con que fue fabricada.
Como anécdota les cuento que el modelo es tan lindo que no hubo nadie que no lo mirara en la calle, todos los familiares que lo vieron me preguntaron qué auto era, es más, sorprendí al mismísimo Federico Sánchez mirándolo cerca de Providencia (aunque seguro lo conocía hace rato).
Tras decretar la marcha me convence la presteza con que responde el motor 1.6 gasolinero con cuatro cilindros y con inyección electrónica multipunto V16 VTi, que junto con su esculpida aerodinámica saben proporcionar estabilidad y suficiente agarre en las curvas como para creerse el cuento de que se anda sobre un auto de rally: no por nada el nueve veces campeón mundial de rally Sebastien Loeb confía en la firma francesa y actualmente en su gama DS.
Su suspensión entrega una sensación notablemente más dura y su dirección es completamente obediente. Así, su paso por curvas cerradas deleitará a quienes disfrutamos de la conducción.
Su caja manual de cinco velocidades entrega también en buena medida la sensación de andar en un auto de carreras, pues le dará un andar ágil obligándolo a usted, por decirlo de alguna manera, a domar la palanca que no es suave como en un sedán, sino que exigirá que sienta deliciosamente cada uno de los engranes.
Su consumo aproximado en ciudad es de 12,7 km/litros, justo precio ya que al final del día uno queda tan contento después de manejarlo que este dato no será relevante para sus dueños.
Con unas medidas que alcanzan los 3,94 metros de largo 1,71 de ancho y 1,48 de alto, el modelo entrega adecuado espacio en la maleta, pero no ha puesto mucho énfasis en las plazas traseras dando a mi parecer poco espacio en caso de que usted lleve a alguien en ellas, sobre todo si se trata de personas altas, pues este hatchback es bastante bajo en su parte trasera.

Equipamiento y personalización

Cuenta con un habitáculo moderno y sofisticado, su volante es de cuero mezclando algunas partes con aluminio además de que su diámetro es menor al de un auto convencional, haciéndolo más maniobrable y con claro ADN deportivo.
Tiene alzavidrios eléctricos, aire acondicionado, una agradable iluminación interior con apagado y encendido progresivo, limitador de velocidad, indicador de temperatura exterior con alerta de riesgo de hielo, radio CD-MP3 y seis parlantes que entregan un muy bueno sonido que mezclado con la buena conducción que entrega se hace una mezcla súblime.
Un detalle: las paletas para el control de la radio en el volante me parecieron muy poco cómodas, pues se encuentran debajo de las paletas para la señalización y la verdad es que para utilizarlas, antes de partir usted debe mirar para qué sirve cada botón pues si vamos en marcha e intentamos mirar qué dicen los botones de esta paleta es imposible pues el propio volante nos las tapa.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo