El cargador solar para automóviles eléctricos plegable

La idea ha sido creada por Volvo en conjunto con los diseñadores de Síntesis

Por

Volvo ha descubierto la solución para que al utilizar un auto eléctrico, no se necesite andar detrás de una estación de carga ¿Cómo? Gracias a un pabellón de energía solar que se puede almacenar en el maletero del auto y que se despliega para recargar un vehículo eléctrico.

La idea fue llevada a cabo por la marca junto a los diseñadores de Síntesis Diseño + Arquitectura, quienes son reconocidos por sus soluciones al estilo “ciencia ficción”. Este pabellón ha sido creado específicamente para el V60 eléctrico. Este proyecto verde pasa a a la historia gracias a su estética y a que soluciona uno de los grandes problemas de los autos eléctricos: la recarga.

El proceso de diseño ha involucrado herramientas técnicas digitales-analógicas y digitales propiamente tales, mientras que los estudios de física fueron útiles para decidir de qué materiales sería conformado, “El intercambio entre los modelos digitales y analógicos paralelos permitieron  perfeccionar la técnica de diseño interactivo, y quizás más importante, la intuición del diseño, en términos de lograr los efectos deseados.”, dice el profesor de la USC y principal diseñador de Síntesis, Alvin Huang.

Creación

Síntesis se asoció con empresas de ingeniería para integrar los componentes visuales, estructurales y eléctricos del diseño. “En definitiva, es un proceso experimental que es un reto dado el plazo y la cantidad de la I + D necesaria.”, Dice Huang.

Buro Happold proporcionó conocimientos estructurales, Fabric Images ayudó a fabricar los prototipos de la malla y FTL Global ayudaron con los componentes solares y eléctricos, con el intercambio de conocimientos Volvo informó acerca de los requisitos del V60 en el camino. Huang también se las arregló para trabajar un poco de marketing en el proceso al señalar “el pabellón se asienta sobre tres puntos, el reconocimiento de las tres modalidades de los coches híbridos, la energía, y electricidad pura.”

Antes de que el diseño este listo para ser utilizado, el equipo todavía tiene que afinar los componentes solares, un reto aún más difícil por la movilidad inherente del pabellón, por lo que es imposible medir cómo la luz del sol caerá en ella. “Hemos realizado estudios anuales de incidencia solar para determinar qué partes de la piel alcanzarán las ganancias solares más altas que cualquier sitio en cualquier orientación.”, Dice Huang.

Estos estudios llevan a la idea de la colocación de paneles fotovoltaicos para maximizar la ganancia de energía conservando la estética del pabellón. El proceso de carga actualmente toma 12 horas, pero puede variar en función de la ubicación y temporada.

Antes de empezar a calentar motores, hay más trabajo por hacer, y el pabellón no será barato. Volvo fijó el presupuesto para esta primera versión en € 60,000 Euros (cerca de 39 millones de pesos), sin embargo, Huang dice mucho que este proyecto está destinado al desarrollo y a la creación de prototipos. “No hay planes actuales para que las estructuras estén disponibles para el mercado de consumo”, dice Huang. “Pero estamos en conversaciones con Volvo sobre el potencial de desarrollo.” Por ahora, el equipo tiene sus ojos en la meta y el lanzamiento del proyecto en Roma en septiembre del 2013.

Fuente: wired.com

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo