Probamos al espectacular Rolls Royce Ghost

Un hito en el periodismo del motor nacional y regional. Vestimos elegante para entregarnos a la experiencia conductiva y de uso del Ghost, modelo que compone el catálogo en Chile de la pomposa marca británica del Grupo BMW.

Por

Por Alexis Cares

Es complicado separar lo emocional de lo técnico cuando el rito cotidiano de probar autos por tantos años, todas las semanas de esos años, todos los días de esos quince años, lo rompe el turno de un Rolls-Royce.
Cuando la firma del Grupo BMW ya cumple su segundo año de operaciones llegó la propuesta que lo remeció todo. “Queremos que prueben el Ghost”…
¿Faryde (Kaid, conductora de TacometroTV? “De negro, de noche, minimalista pero elegante”, lanzó alguien en la pauta previa de grabaciones y contenidos cuando aceptamos gustosos aunque algo nerviosos la propuesta.
Yo no podía ser menos. Era hora de interrumpir las vacaciones de uno de mis trajes a rayas. Camisa blanca, nada de corbatas. Mis gafas, siempre.
“El champán debe ser fino”, espetaron desde la producción. De eso me encargué yo. Las copas para degustar el dulce licor son parte del abrumador menú de accesorios del Ghost. Llevan el grabado de la marca y se guardan en una cavidad que separa a los pasajeros de las plazas traseras, donde también está el iluminado mini refrigerador.
Lo manejé y me impactó el poder de su motor V12 y 517 caballos y un torque de tanque de 780 Nm que estalla con apenas acariciar el acelerador… La agilidad y despegue de este jet privado y pomposo debe ser muy tenida en cuenta porque son casi dos toneladas y media las que salen disparadas desde su ingeniería asociada a una transmisión automática ocho relaciones cuyo paso de marchas no las detectaría ni un doctor con su estetoscopio.
Les cuento que lo manejé y que es algo no es menor, aunque haya seguros de por medio, que avanzas por las calles del apacible Santiago con 435.000 dólares. ¿Plegarias? Hartas. ¿Agradecimientos? Todos y más. Lo devolví intacto.
Pero más allá de la experiencia de manejo que está marcada por el poder y las posibilidades de su tecnología, también quise vivirlo y mucho desde sus plazas traseras. Donde me imagino que generalmente va el dueño de este palacio móvil. Desde allí hay tantos mandos que el poder de todos modos sigue siendo suyo aunque el volante ya le pertenezca a las brazos de su conductor (casi escribo chofer…).
Instalado allí no deja de llamarme la atención dos cosas. El acceso, una. Es que las puertas traseras se abren en sentido contrario a las delanteras, en un ángulo de 83 grados. Otra que ocurre cuando ya nos sentamos y lo resguardado que se queda. Ocurre que las plazas traseras van dispuestas por detrás del montante que hay entre las ventanillas laterales y la luna trasera. El fabricante sostiene que tal particularidad da más sensación de intimidad a los ocupantes. La zona de las plazas traseras está colocada en una posición mucho más elevada que las de las plazas delanteras. ¿Lógico, no?
Y si usted no quiere champán, opte por otro brebaje o entréguese al placer de un masaje. Las butacas pueden tener esa opción. Porque armar este auto al antojo de sus acaudalados dueños es parte de su esencia y consecuencia obvia de su hechura artesanal, única, dedicada, exuberante, fina, excelsa.

DIME QUÉ CUERO QUIERES…

Las posibilidades de revestimiento interior las ve cada propietario con catálogo en mano. Hay unas aplicaciones de madera Black Stained Ash cuyo costo se acerca a los 7.500 euros. Las variantes se describen así: madera Mahogany, Ash Burr o Oak Burr o, si prefiere tonos más oscuros del mismo material noble, Malabar, Elm Cluster, Dark Wenge o Tuscan Ash Burr.
El cuero utilizado en los asientos y habitáculo obedece a nexos ancestrales de la marca con un solo proveedor que con la experiencia de décadas trabaja las texturas con procesos secretos, ultra sofisticados como si se tratase de la más sagrada receta culinaria del mejor restaurante francés. El cliente, así, puede decirse por diversas combinaciones: cuero Commissioned en un tono; tapicería de cuero en dos tonos (Accent) y en dos tonos (Contrast).
¿Más necesidad de este fino cuero que de solo tocarlo se experimenta una sensación de finura y éxtasis? Bueno, puede 5revestir el techo y lo pilares y agregarle a la bandeja trasera. Pero eso es opcional y en Europa, al menos, tiene un extra: poco menos de cinco mil euros. Techo tapizado en cashmere color negro, en todo caso, es de serie.
Los capítulos de su equipamiento son la parte de una obra magistral y sumamente fina. Mis nietos que todavía ni asoman sabrán que su abuelo se puso uno de sus mejores trajes para salir a manejar y vivir un Rolls-Royce. El Ghost.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo