La disputa por el impuesto a los automóviles diésel

La industria automotriz cree injustificable el impuesto que se cobrará por la importación de vehículos livianos que son propulsados por éste combustible

Por

Variados son los comentarios que por estos días se escuchan desde las diferentes marcas de automóviles con respecto a los nuevos “Impuestos Ligados al Cuidado del Medio Ambiente”, aunque todos ellos llegan al mismo puerto: una medida injustificable.

“Me gustaría saber de dónde sacaron que los vehículos diésel son más contaminantes, porque si uno se asesora bien, van a saber que no es así. Países como Alemania y Francia tienen más del 70% del parque automotor funcionando con diésel Euro 5, y ellos entienden muy bien esto. Si me dicen que estos países no se preocupan del medioambiente, estamos en la luna o en otra parte”, comentó Ricardo Lessmann, presidente del grupo Minvest, cuando fue consultado hace dos semanas en un lanzamiento regional de una de las marcas del holding.

¿Qué es la norma Euro V?
Se debe tomar en cuenta, tal como lo indica Ricardo Lessman, todos los vehículos diésel que entran al país cuentan con la norma Euro V, programa de medidas reglamentarias de la Comisión Europea y aprobadas por el parlamento Europeo el 22 de mayo del 2007 por el que se establecen los requisitos técnicos para la homologación de vehículos de motor en lo que se refiere a las emisiones de CO2.
La llamada Euro V, reemplazó a la Euro IV, la que estaba vigente desde enero 2005 y supone una disminución de la cantidad de óxido nitroso autorizado emitido por los vehículos de motor hasta 60 milígramos por kilómetro en motores de gasolina y 180 mg/km en los motores diésel.
Hoy a todos los automóviles en Chile que utilizan diésel como combustible se les ha hecho cumplir con esta norma, mientras que a los automóviles a gasolina se les sigue permitiendo el uso de la pasada norma Euro IV hasta septiembre de este año, en donde los autos gasolineros deberán cumplir con la actualmente utilizada por los automóviles nafteros en nuestro país.

Es así como por ejemplo un Peugeot 2008 con un motor de 1.6 litros tiene una emisión de 140 grs/km de CO2 en su versión a gasolina que cumple con la norma Euro IV, mientras que su versión diésel, la que cumple con la norma Euro V, alcanza los 109 grs/km mientras que sus consumos están en el orden de 17 km/litro para el primero y 24,2 km/litro para el segundo, esto de acuerdo a la información obtenida en www.consumovehicular.cl, página perteneciente al Gobierno de Chile.

Un gravamen “discriminatorio”
De acuerdo a lo dicho a El Mercurio por el presidente de la Asociación Nacional Automotriz de Chile, ANAC, Álvaro Mendoza además este gravamen a los automóviles diésel es “discriminatorio” ya que violentaría algunos acuerdos comerciales con Estados Unidos y Europa y además vulneraría derechos constitucionales y también otros ligados al Decreto de Ley 600 que aún está vigente y que tendría disposiciones sobre la no discriminación y no establecimiento de nuevos impuestos respecto de los que estaban vigentes.

Lo que dice la ley
El artículo 46 que se ha incorporado dice que “sin perjuicio del impuesto establecido en el Título II de esta ley, la importación, sea habitual o no, de vehículos diseñados o adaptados para poder emplear petróleo diésel, pagará un impuesto adicional expresado en unidades tributarias mensuales, conforme a la siguiente fórmula: Impuesto en UTM = 540/rendimiento urbano (en km/lt)”, medida que de acuerdo a lo dicho por el gobierno recaudará $47.970 millones en el 2014 y $143.910 el 2015, siendo afectos por éste todos los vehículos livianos que utilicen diésel, excluyendo entonces a todos los motorizados con capacidad de más de 10 pasajeros incluyendo al conductor, ni tampoco a los camiones, camionetas o furgones de más de dos mil kilos de capacidad de carga útil, ni tampoco a los furgones cerrados de menor capacidad.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo