La seguridad de un auto a gas

Actualmente en Chile la mayoría de los automóviles que se propulsan por medio del gas pertenecen al sistema público de transporte, su transformación está a cargo de talleres autorizados por el Ministerio de Transporte y su seguridad está garantizada bajo un buen mantenimiento.

Por

Por Diana González

El recién pasado fin de semana un colectivo convertido a gas sorpresivamente se incendió provocando quemaduras graves en su conductor quien se encontraba al interior, hecho que de acuerdo a informaciones ocurrió debido a que el hombre se dio cuenta de un escape de gas al pero que decidió de igual forma dar contacto a su automóvil.
Tras este aislado hecho cabe preguntar ¿cuán segura es la utilización de gas al momento de movilizarse?
Pues bien la transformación a gas de un automóvil esta estrictamente normada en nuestro país llegando incluso a prohibir la permutación a los automóviles particulares, es decir quedando exclusiva para los vehículos de transporte público como son los taxis y colectivos.
La certificación de dichos automóviles la hace el Centro de Control y Certificación Vehicular (3CV), a cargo del Ministerio de Transporte y Comunicaciones.
Para poder convertir un colectivo o taxi se debe postular en dicho Ministerio, ello para asegurar que los automóviles que portarán gas en su interior son de un modelo que permite dicha transformación.
En la página del Ministerio de Transporte se puede encontrar una lista especificando detalladamente la información de cada uno de los centros mecánicos especializados que están aprobados para hacer la modificación, la que está conformada con 60 locales distribuidos a lo largo del país, cada uno de los cuales está apto para modificar ciertos vehículos, de determinadas marcas y modelos, es decir, no se puede transformar tampoco a todos los automóviles ni menos en cualquier taller.
“Un sistema a gas es igual o más seguro que un sistema a gasolina, lo único de lo que hay que preocuparse es de las mantenciones, especifica Luis Inostroza docente de mecánica automotriz Duoc, quién aclara además que se trata de una adaptación la cual se debe mantener en perfectas condiciones y en un ambiente ventilado en donde se hace imprescindible el buen cuidado de cada uno de sus componentes.
“Tiene las mismas partes de un auto normal, salvo por el tanque de gas que generalmente se dispone en la maleta del automóvil, tal como dije anteriormente esto es mucho más seguro que muchos otros sistemas en el automóvil, por ejemplo con una falla en el sistema eléctrico es más probable que el auto se incendie que con la modificación a gas llevada a cabo en un centro autorizado”. continúa Inostroza y es que el especialista advierte que este tipo de modificaciones sólo se debe hacer en los lugares debidamente especificados en las página del Ministerio de Transporte,mal igual que cualquier revisión que fuese necesaria, “la recomendación más importante es que cualquier arreglo que se le haga se debe hacer en el taller en donde fue instalado, por ley no se debe echar mano a nada de lo que tenga ver con esta estructura y su funcionamiento”, aclara el experto.

Sus ventajas
Para el docente de Duoc la propulsión a gas podría dar muchos beneficios a sus usuarios ya que permite reducir a la mitad el gasto en combustible, “cerca de 10 a 11 kilómetros se pueden transitar por kilogramo de gas, lo que se traduce en 42 a 44 kilómetros por estanque y con un valor de 500 pesos por kg de gas, se gasta la mitad de lo que se gasta con los 800 pesos por litro de bencina”, comenta.
Además es muy fácil de detectar una falla puesto que se debe tener atención al olor al interior del habitáculo, “una fuga solamente se va a hacer presente por el olor a gas”, comenta y dice que lo mejor que se puede hacer es detener el auto y el sistema, el que se desconecta gracias a un botón existente en la consola central, luego ventilar el vehículo y seguir transitando con el modo a gasolina y es que un automóvil que funciona con gas además sigue habilitado para moverse gracias al sistema a gasolina, por lo que evita cualquier tipo de inconveniente en caso de que se eche a perder la modificación a gas.
Para mantener lo mejor posible esta estructura Luis Inostroza recomienda evitar el rellenado de gas si es que el tanque no se ha vaciado por completo ya que de esta forma es más probable que la válvula se gaste con el mayor uso, ahora y si es que llegase a fallar algo entonces queda estrictamente prohibido cambiar algo o reparar en casa, “una falla en esta modificación podría deberse por una fuga, fatiga o exceso de presión, “aunque es muy poco probable que ello falle si se tiene el mantenimiento correcto”, finaliza Luis Inostroza, docente de la escuela de mecánica en Duoc.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo