Este hombre vende su Porsche porque no le gustaron los asientos

Lo que es tener dinero para algunos. A todos nos encantaría tener un superdeportivo como este, un Porsche Cayman GT4 color azul, con poco más de 2.000 kilómetros. Su dueño no ha tenido una buena relación con esta joya ya que su excentricidad lo ha hecho encontrar incómodas las butacas deportivas del auto, llevándolo a tener que venderlo por nada menos que 93.000 euros. Finalmente la marca le ha conseguido un Porsche Cayman GT4 con los asientos que este hombre quería.

Por
Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo