Chileno crea sistema capaz de predecir accidentes automovilísticos

El docente de Ingeniería Industrial de la Universidad Diego Portales y M.Sc Gestión de Operaciones y Doctorando en Sistemas de Ingeniería., Universidad de Chile creó un sistema capaz de predecir accidentes automovilísticos en autopistas urbanas chilenas.

Por

Resumen de investigación :

¿Será posible predecir accidentes automovilísticos en autopistas urbanas? ¿Cómo utilizar los pórticos de cobro de las carreteras para que también entreguen datos relevantes sobre las condiciones de seguridad de la vía?

Estas interrogantes son las que dieron origen en septiembre de 2015 a un innovador proyecto único en el mundo, desarrollado por el académico de la UDP Franco Basso, y estudiante del doctorado a Sistemas de Ingeniería de la Universidad de Chile, al alero del Instituto Sistemas Complejos de Ingeniería y con la colaboración de Autopista Central.

Los pórticos de la autopista contienen una tecnología de última generación, que no solo permiten cobrar la tarifa a los usuarios, sino también captar datos adicionales en tiempo real, desagregada a nivel de cada “bip”. Lo anterior nos permite calcular entre otros, flujo (la cantidad de autos que pasan por el pórtico) según tipo de vehículo (liviano, pesado, moto), velocidad promedio de y densidad (nº de autos /unidad de espacio).

Esta información permite ajustar modelos estadísticos predictivos que predicen bajo ciertas condiciones específicas, cuál es la probabilidad de que en una cierta cantidad de tiempo, ocurra un accidente. Pocos países en el mundo tienen la tecnología de las autopistas urbanas Chilenas que les permita capturar datos de forma tan precisa, por lo que los modelos y resultados son inéditos y de vanguardia a nivel internacional.

El prototipo con el que cuentan actualmente el grupo de investigación, ha logrado logró predecir hasta un 80% de los accidentes, en un tramo de la autopista y a ciertos horarios determinados. El sistema de alerta que funciona a través de un sistema de semáforo de dos luces (rojo y verde) donde rojo significa periodo “potencialmente peligroso” y verde “potencialmente seguro”. El sistema está calibrado para que a los más, la luz roja esté prendida un 20% del total del tiempo.

Actualmente el Instituto Sistemas Complejos de Ingeniería firmó acuerdo con Autopista Central para pasar a una segunda fase que permita afinar los modelos, incluir variables meteorológicas y transformarlos en un producto útil. “Si logramos encontrar modelos que funcionen de forma estable, y disminuyan la cantidad de accidentes, sería un gran éxito. Pero para eso es necesario pasar a la acción y esto requiere de la expertiz ingenieril, pero también de planificación de transporte, y prevención de riesgo. Gracias a la investigación hoy podemos decir cuándo estamos ante un periodo riesgoso, y que pueden ocurrir accidentes, pero no se saca nada si no se hace algo para prevenirlo. En el extranjero, se envía alertas a los conductores de flujos peligrosos, o se cambian las velocidades máximas en función al tipo de riesgo, u se han puesto semáforos a la entrada de la autopista. En Chile podemos llegar a usar la información obtenida de los modelos para implementar alguna alerta efectiva a los usuarios de la carretera”, explica el investigador.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo