5 mitos sobre conducción y seguridad

Un estudio realizado por Gama Leasing reveló los mayores mitos de la conducción cuando de seguridad se trata

5 mitos sobre conducción y seguridad
Por:

Malos hábitos, estrés al volante o simplemente la falta de sueño, influyen en que año tras año, suban considerablemente los accidentes de tránsito en Chile y por lo tanto, éste se convierta en un problema de interés nacional. De hecho, de acuerdo a la Comisión Nacional de Seguridad del Tránsito (CONASET), en los tres últimos meses del 2015 hubo 20.813 siniestros, 400 fallecidos y 14.450 lesionados.
Estas cifras no son exclusivas de nuestro país, razón por la que este problema es considerado de salud mundial. Por todo ello y basándose en la premisa de que el 95% de los accidentes son evitables con una conducta adecuada, Gama Leasing inició en 2015 un programa para sus clientes que busca crear una cultura de conducción responsable llamado: “Camino Seguro, Destino Seguro”.
Conscientes de que la accidentalidad asociada al transporte profesional (camiones, camionetas, furgones y autobuses) son siniestros usuales con graves consecuencias, ayudar a prevenirlos les ha permitido reunir información de tendencias que no sólo se dan en vehículos comerciales, sino que también entre los conductores particulares.
De acuerdo a Ana María Bobo, gerente de Marketing y Desarrollo de Gama Leasing, si bien los posibles factores que pueden propiciar un accidente vehicular son tres: humano (comportamientos incorrectos), vehicular (generalmente falta de mantención), y vial (estado, señalización o imprevistos del camino); el FACTOR HUMANO es a la postre, el responsable del 95% de los siniestros. “Si tomamos en cuenta estas causales podríamos evitar muchos problemas y salvar vidas”, destaca la ejecutiva.

Rompiendo mitos:
Bajo el Programa “Camino Seguro, Destino Seguro”, Gama Leasing ha investigado el impacto de algunas conductas al volante y desarrollado una intensa labor de concientización, para demostrar que no vale la pena ponerlos en práctica:
1.- Si manejo más rápido llego mucho antes: si conduces en una carretera a 100 km/h y aceleras hasta llegar a 130 km/h sólo lograrás ahorrar 1 minuto con 23 segundos cada 10Km, pero habrás aumentado exponencialmente las posibilidades de sufrir un siniestro ante cualquier imprevisto.

2.- La distancia de seguridad no guarda relación con la velocidad: circulando a una velocidad de 60 km/h, es necesario un espacio de 32 metros para poder detener el vehículo. Si aumentas la velocidad a 100 km/h, la distancia necesaria para poder frenar son 55 metros, de ahí la importancia de aumentar la distancia con el vehículo que nos precede a medida que incrementamos la velocidad.

3.- Puedo ver el celular y manejar al mismo tiempo: si vas a 60 km/h y marcas un número telefónico desde el celular, equivale a recorrer dos cuadras a ciegas. La factibilidad de tener un accidente viendo estos dispositivos, es muy elevada si se produce un imprevisto.
Puedo manejar por horas sin cansarme: conducir largos períodos produce fatiga y merma nuestras habilidades. Nunca conduzcas más de tres horas seguidas.
Una copa de vino no va a afectar mi conducción: una dieta abundante o la ingesta de bebidas alcohólica producen somnolencia e incrementan exponencialmente las posibilidades de un accidente.

4.- Si choco a gran velocidad me salvan los airbag: un choque frontal a 90 km/h tiene las mismas consecuencias que tirarse de un piso 11.
Usar GPS es muy seguro: lo es, sólo si lo programas antes de iniciar tu viaje y recibes indicaciones por altavoz. Pero si miras el aparato durante la ruta es muy peligroso.

5.- Mi auto es bueno, no necesita tantas mantenciones: no las descuides, porque tenerlo en buen estado asegura su funcionamiento y por ende, tu seguridad. Alrededor del 40% de los defectos detectados en talleres mecánicos corresponden a los frenos, el sistema de seguridad activa más importante de un vehículo.
“Entender el impacto de estas conductas es tremendamente importante a la hora de reducir las posibilidades de tener un siniestro. Por todo ello, la formación que realizamos dentro del programa “Camino Seguro, Destino Seguro”, nos ha ayudado a disminuir en 20% la siniestralidad de los clientes en programa en 2016″, destaca Ana María Bobo.

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo