Tips para conducir seguro tu moto en verano

Con el buen tiempo y el calor las condiciones de la carretera y de la conducción cambian, por ello, la Asociación Nacional de Importadores de Motocicletas, ANIM, entrega una serie de consejos para los moteros que se trasladan por la ciudad y llama a tomar los recaudos necesarios a quienes planean disfrutar de un placentero viaje por carretera

Por Diana González

Es el momento de disfrutar al máximo de tu moto. Con las ideas claras y sabiendo que la seguridad es lo más importante, te damos algunos trucos que te ayudarán a viajar más fresco y no pasar calor.

 

Lo primero es preparar la motocicleta para las altas temperaturas, ya que la propia moto también es una importante fuente de calor. Revisa los niveles de refrigerante y si la máquina tiene carenado, comprueba si cuenta con aperturas de ventilación para mejorar la refrigeración, porque esto ayudará a que estés más fresco sobre la moto.

 

Para viajes por carretera

El verano es la oportunidad de hacer "el viaje" esperado durante todo el año, que no es lo mismo una "salidita" de fin de semana, si no que un recorrido largo y con la moto cargada con el equipaje, por lo cual se requiere que no olvides estas atenciones.

 

– Aléjate de los camiones, sobretodo cuando los lleves detrás. Incluso podrías parar a un lado para dejarlos pasar. Son los que más sufren el cansancio de la carretera pero tienen que cumplir igual con sus estrictos horarios de entrega, por más calor que haga.

 

– Haz descansos regularmente e hidrátate mucho. Aunque te sientas a tope, el cerebro se cansa antes sin que lo notes y la posibilidad de un accidente por despiste se multiplica cuanto más esperes a descansar.

 

– Si tienes que andar por autopista, crea un buen espacio de seguridad a tu alrededor.

 

– Aunque las condiciones de la carretera sean mejores que en el invierno, la luz del verano te puede encandilar.

 

Diez consejos para viajar en moto con seguridad bajo el calor

 

1.- Minimice la exposición de la piel. La piel tarda muy poco tiempo en quemarse durante el verano sobre la moto, para evitarlo, sólo vasta aplicarse un buen protector solar en las partes del cuerpo expuestas, como el cuello. Un pañuelo ligero que podremos humedecer en las paradas nos ayudará a evitarlo y a refrigerarlo.

 

2.- Ropa técnica. La ropa especializada de moto con aberturas específicas de ventilación será suficiente para protegernos y conservar una temperatura corporal soportable. Bajo ella, tendremos que portar ropa interior muy ligera y transpirable para evacuar al máximo el calor y la sudoración.

 

Evite cualquier elemento que nos pueda oprimir el cuerpo como el cinturón o los cierres del cuello o de las mangas. No olvides abrir las tomas de ventilación del casco, que garantizarán una óptima circulación de aire.

 

3.- Hidrátese. En moto bajo una temperatura elevada podemos marearnos o sufrir incluso un golpe de calor . Las precauciones son viajar bien hidratados; parar frecuentemente y reponer líquidos es la única manera de mantener una buena hidratación. La falta de líquido también puede propiciar calambres musculares y acelera el cansancio durante el viaje.

 

4.- Accesorios y vestimenta segura. No olvide que, en moto, nuestro cuerpo debe ser completamente protegido por una vestimenta adecuada. Que sea verano no cambia este hecho y no hay que prescindir nunca de la protección. Elija una buena chaqueta de tejido resistente con espaldera, coderas y hombreras. A ser posible de color claro para aislar mejor del calor.

 

En cuanto al casco, elegir siempre uno de diseño integral. Es bueno que su interior sea desmontable y lavable, lo agradecerá después de un largo viaje. Las viseras con filtro solar homologadas serán muy útiles para evitar deslumbramientos y recalentamiento del interior pero, atención, nunca deberemos utilizarlas por la noche. Es mejor llevar una transparente y cambiarla cuando proceda, sin olvidarnos de unas buenas gafas de sol polarizadas.

 

Para el calzado, se debe escoger unas muy ligeras, bien protegidas con refuerzos pero con sistemas de aireación muy eficaces. Es mejor gastarse un poco más de dinero e ir bien calzados por la importancia que tiene en cuanto a seguridad.

 

5.- Atención a las señales del cuerpo. La mínima sensación de agobio, visión borrosa, mareo, calambres o nauseas, pare inmediatamente en algún lugar a ser posible sombreado y fresco para descansar y beber pausadamente.

 

6.- Evitar horarios de temperaturas pick. Cuando las temperaturas sean muy extremas, es mejor no viajar durante las horas centrales del día. Se recomienda hacer una primera etapa a primera hora y una segunda al atardecer, cuando el sol ya declina. Es el truco que se ha utilizado desde siempre por los viajeros del desierto, evitando los momentos de mayor temperatura. Viajar en moto en esas condiciones es muy peligroso pues la deshidratación y el agotamiento se aceleran.

 

7.- Condiciones mecánicas óptimas. Neumáticos, refrigerante, niveles y frenos han de estar preparados para trabajar en condiciones más exigentes que en invierno.

 

8.- Coloque bien el equipaje repartido. Bolsa sobre el depósito, parrilla portabultos trasera y maletas nos ayudarán a equilibrar el peso, siempre procurando no elevar demasiado el centro de gravedad ni perjudicar en exceso la aerodinámica de la moto.

 

9.- Visibilidad y comunicación. Hacerse bien visible en la carretera mediante adhesivos y chaleco reflectantes. Lleve siempre el teléfono móvil con el máximo de batería y un cargador portátil. Documentación, mapas y tarjeta del servicio de asistencia son también equipo obligado. Y no olvide un buen traje de agua impermeable, aunque sea verano nos puede siempre sorprender un buen aguacero en los sitios más insospechados.

 

10.- La moto también pasa calor. Primero hay que vigilar que la moto esté preparada para este calor veraniego. Una revisión de los niveles de refrigerante puede parecer una tontería pero puede salvar tu moto de un calentón.

 

Ropa técnica

La mayoría de la ropa técnica para moto está pensada para utilizarla tanto en invierno como en verano. Y la opción para el verano suele consistir en una serie de aberturas que permiten que pase el aire a través de ellas hasta llegar al interior y así refrigerar un poco nuestro cansado cuerpo. Algo tan obvio como abrir las tomas de aire del casco se suele olvidar, y también aporta su granito de arena en la refrigeración.

 

Si tu presupuesto lo permite, una posibilidad es tener duplicado el equipo para montar en moto, en la actualidad hay muchas marcas que ofrecen chaquetas, pantalones y guantes específicos para el verano. Estos suelen estar fabricados con tejido de rejilla que permite que pase el aire para mantenernos más cómodos.

 

Si emprendemos viaje a zonas especialmente extremas en cuanto a altas temperaturas, existe ropa de moto hecha de tejidos especiales que facilitan la transpiración mediante la "evaporación en frío" y equilibran de forma constante la temperatura del cuerpo.

 

 

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo