El importante desarrollo de la marca de anticongelantes del grupo FCA

Tras sus comienzos como marca de líquido anticongelante para vehículos Chrysler, hoy Mopar ofrece más de 500 mil productos y atención al cliente para todas las marcas del grupo FCA. La celebración de sus 80 años incluye ediciones especiales, nuevos productos y un renovado enfoque en el servicio al cliente.

Por Darío Fuentes

“Motor” y “Partes”. La simple contracción de estas palabras dio origen a Mopar, marca que se prepara a cumplir 80 años y que ha presentado un importante crecimiento a lo largo de su historia, desde su nacimiento como líquido anticongelante, hasta consolidarse como líder en el mercado automotriz ofreciendo servicios, piezas y atención a los clientes de vehículos del grupo FCA en más de 150 países alrededor del mundo.

Reconocida por desarrollar innovaciones y ofrecer numerosas características que nunca antes se habían visto en el mercado, Mopar fue pionera en generar avances como aplicaciones de información del vehículo para smartphones; incorporación de wiADVISOR, una herramienta de inspección integrada en una tablet en la zona de servicio; sistemas para habilitar una zona Wi-Fi en el vehículos, entre otros.

Este 2017, Mopar festeja ocho décadas de existencia con una amplia cantidad de iniciativas, entre las que se incluye la presentación de vehículos de edición limitada, servicios con la temática del 80º aniversario, así como ofertas de piezas y servicios exclusivos para los clientes.

Mopar: A lo largo de las décadas

Tras su aparición en 1937 como anticongelante para vehículos Chrysler y durante los años de guerra en la década de los 40, Mopar rápidamente se fue expandiendo a segmento de accesorios y repuestos. En 1953 abrió sus puertas el centro de piezas de Mopar de Center Line, Michigan, el que continúa activo hasta el día de hoy y donde sus instalaciones reúnen a más de 1.300 empleados y más de 16.5 millones de piezas que se envían anualmente desde el complejo Center Line.

Durante la década de los 60 y de la mano del auge de los “muscle cars”, se fueron incorporando artículos electrónicos y productos de cristal, y los autos de carreras se convirtieron en el referente para la producción del resto de vehículos. Con la llegada del motor HEMI, los autos de carreras del Grupo Chrysler llegaron a las pistas, incorporando una temática de alto rendimiento que pronto sentaría las pautas de “personalidad” de la
marca Mopar.

A finales de los 60 y principios de los 70, los entusiastas de Chrysler, Dodge y Plymouth ya habían adoptado la palabra Mopar para referirse a cualquiera de sus vehículos, como muestra del orgullo que sentían por su rendimiento. Y pronto la competencia empezó a temer a este nombre.

Durante las décadas de 1970 y 1980 se produjeron muchos cambios en la industria automotriz, con controles de emisiones más estrictos, escasez de combustibles y el fin de la era de los muscle cars. Sin embargo, en 1987, Chrysler compró los activos de American Motors y la marca Jeep® pasó a formar parte de la familia. Dicha unión propició la incorporación de los componentes y accesorios de Jeep® a la creciente cartera de Mopar.

La división de Servicios y Componentes de la marca se expandió en otras direcciones, asumiendo nuevas metas y ambiciones. El nombre que anteriormente había sido un nombre asociado directamente a piezas y servicios, se estaba preparando para entrar al siglo XXI como una marca que combinaría el suministro de refacciones, servicios y atención al cliente.

Durante los últimos años, Mopar aceleró su transformación hasta convertirse en la marca responsable de la experiencia de todos los propietarios de vehículos del grupo FCA en el mundo. Actualmente presta servicio a clientes en más de 150 mercados, proporcionando una atención completa y ofreciendo una gama de refacciones y accesorios que supera los 500 mil productos. Sin duda un largo viaje desde sus humildes orígenes como marca de anticongelante.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo