JCB apuesta en grande con su nueva línea de maquinaria compacta

La firma presentó en sociedad tres vehículos de trabajo, ideales para funcionar en espacios reducidos y para cumplir labores específicas.

Por Pablo Vargas Zec

JCB pone fichas en la innovación y la renovación de su flota de maquinaria pesada, tratando de responder a nuevas exigencias de un mercado que se ve con cierta complicación para el 2017.

Pese a esto, la firma inglesa apuesta fuerte y grande con su línea de nuevas máquinas compactas en retroexcavadoras y miniexcavadoras que pretenden complementar el trabajo de los vehículos más grande entregando mayor productividad, rendimiento, eficacia y versatilidad.

De estos tres modelos, destaca la retroexcavadora 3CX Compact, una máquina que, gracias a su tamaño 35 por ciento más pequeño que un modelo convencional, resulta útil para espacios reducidos.

La 3CX Compact mide apenas 1,95 metro de ancho y tiene la posibilidad de cambiar la dirección en dos ruedas o en las cuatro, lo que permite mayores opciones de movilidad. Asimismo, su tamaño la hace más maniobrable: su radio de giro es de apenas seis metros, por lo que puede girar en 180 grados en apenas un carril.

En cuanto a motorización, la 3CX Compact saca ventajas a la competencia gracias a la implementación de un motor Tier 4 final Kohler de 55 kW que entrega hasta 74 caballos de potencia, una especificación que sólo se encuentra en Chile. Además, su rendimiento de 5 litros por hora la pone como una de las más económicas en el mercado.

Pero la 3CX Compact no fue la única novedad de la compañía inglesa, ya que las miniexcavadoras también tuvieron caras frescas, especialmente en el segmento de las de bajo tonelaje. Se trata de las nuevas 8018CTS y la 8035ZTS, que, al igual que la retroexcavadora, apuestan al máximo rendimiento en lugares de acceso complicado o de áreas pequeñas.

Con una potencia bruta de motor de 14,7 y 23,6 kW, respectivamente, ambas miniexcavadoras mejoraron aspectos de seguridad y comodidad para quienes operarán estas máquinas. Además, poseen una alta adaptabilidad, gracias a la amplia gama de aditamentos que se pueden incorporar a sus brazos, pasando por taladros, garras y pinzas, entre otros. Como son versátiles e ideales para uso en zonas urbanas de escaso tamaño, su velocidad de desplazamiento es de 3,9 km/h, para aumentar la seguridad.

Con estos tres modelos, JCB pretende seguir consolidándose en el segmento de la construcción. Según el gerente de la empresa Claudio Echeverría, estos estrenos no apuntan a nuevos nichos, ya que su uso puede ser complementario con las actuales máquinas pesadas.

“El perfil del cliente sigue siendo el mismo. Con esto le estamos entregando una alternativa mucho más específica. Antes, los clientes se quedaban con máquinas sobreespecificada para lo que querían y con este tipo de productos les damos a los clientes que compren lo que necesitan”, detalló Echeverría. JCB espera vender unas 50 máquinas entre sus tres modelos, un número aparentemente modesto, pero realista dado el mercado que se califica de “volátil”.

“Preferimos ser más cautos porque será un año extraño. Pero igualmente tenemos capacidad de reacción, por si necesitamos traer más stock”, dijo Echeverría. Entonces, ¿es algo contraproducente lanzar nuevos productos para un año complejo? “Se puede ver raro, pero nosotros somos una fábrica de innovación permanente. Afuera se está desarrollando con fuerza el fenómeno de las miniexcavadoras, por ejemplo; hay que hacer apuestas, pero con niveles de racionalidad”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo