Cómo un Tesla ayudó a intentar bajar las dos horas en el maratón

El keniata Eliud Kipchoge trató de hacer menos de 120 minutos para cubrir la tradicional distancia y fue asistido por un modelo eléctrico de la marca fabricante de vehículos cero emisiones.

Por José Contreras

El intento del keniata Eliud Kipchoge de romper este fin de semana la barrera de las dos horas para un maratón o los 42,195 kilómetros recibió una ayuda tecnológica no sólo de los artículos deportivos, sino que de un auto.

Se trató del Tesla Modelo S, uno de los eléctricos de la compañía y que fue una especie de pace car para Kipchoge y los demás corredores que ayudaron en el intento. El Tesla se mantuvo delante del pelotón entregándole información de recorrido y marcando el ritmo constante de 21 kilómetros por hora que debía llevar el maratonista.

Además, el Tesla llevaba en su techo el reloj de recorrido y proyectaba en la pista un láser que indicaba la guía a la que debían acercarse los corredores.

El intento de Kipchoge, auspiciado por Nike, fue realizado en el circuito de Monza, en Italia. La elección del Modelo S no fue antojadiza: al ser eléctrico, no emite gases contaminantes que pudieran afectar la respiración de los corredores que venían detrás del vehículo.

Al final, Kipchoge se quedó a escasos 25 segundos de romper la barrera de las dos horas.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo