Uber sufre por partida doble

La empresa fue considerada en Europa como un medio de transporte, por lo que debería exigir licencias y autorizaciones legales, mientras que en Estados Unidos es acusada de robo de tecnología.

Por José Contreras

No lo pasa bien Uber. La empresa de taxis privados sufrió un revés importante en la justicia europea, mientras que en Estados Unidos está comenzando a vivir un embrollo que puede terminar mal.

En el Viejo Continente, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) sentenció que Uber es una empresa de transporte ordinario, por lo que puede estar a merced de las autoridades de esos países para exigir las mismas autorizaciones que a los taxis establecidos a quienes trabajan en el servicio.

“A pesar de ser un concepto innovador, la plataforma electrónica Uber pertenece al ámbito del transporte, de modo que puede obligarse a Uber a disponer de las licencias y autorizaciones requeridas”, es lo que postuló el TJUE en un comunicado.

El pronunciamiento se enmarca en la demanda que la asociación de conductores de Barcelona Élite Taxi interpuso contra Uber y una plataforma digital relacionada, UberPop. En este caso, el tribunal prefirió, antes de dar el fallo, definir el rol de Uber, por lo que el abogado general de la corte, Maciej Szpunar, afirmó que es de transporte.

Mientras tanto, en Estados Unidos, Uber comienza a afrontar otra acusación, ahorra de robo. Waymo, la unidad que Google trabaja para el desarrollo de los vehículos autónomos, aseguró que sufrieron la usurpación de tecnología por parte del servicio de taxis.

Según la demanda interpuesta por Waymo, un ex gerente de la firma se llevó información tras dejar la empresa. Con eso, tiempo más tarde creó Otto, una compañía de corte similar a Waymo y que luego fue adquirida por Uber.

Estos dos casos se suman a la investigación iniciada a principios de mes también en Estados Unidos sobre el uso del software Greyball, que era usado por Uber para evitar que inspectores pudieran pedir sus servicios y así eventualmente multar a los taxistas. La compañía aseguró que Greyball era usado para proteger a sus trabajadores de clientes violentos o malintencionados.

Uber sufre un mayo complicado, sumando estos dos casos a una serie de acusaciones de acoso sexual y renuncia de altos directivos.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo