La historia del matrimonio que recorre el mundo en un Mercedes Benz de 1957

Los holandeses Fred y Elisabeth Smits están en Chile y están, desde 2011, recorriendo de lado a lado el planeta. Quedaron encantados con el Valle de la Luna.

La historia del matrimonio que recorre el mundo en un Mercedes Benz de 1957

Era 2001 y los holandeses Fred y Elisabeth Smits, permanentes patiperros por trabajo y afincados en Nueva Zelanda desde 1985, no sabían qué hacer con tanto tiempo libre después de que sus hijos se fueron de casa. Así que decidieron darse un gusto y compraron un auto antiguo.

El modelo era un Mercedes Benz 220S de 1957, el primero que la casa alemana fabricó después de la Segunda Guerra Mundial y del cual se fabricaron más de 580 mil unidades. La versión S es la de lujo y de ellos se hicieron casi el 10%, 55 mil. Los Smits adquirieron uno y se pusieron en marcha, recorriendo más de 32 mil kilómetros por Nueva Zelanda.

El bichito ya estaba instalado: viajarían.

La apuesta se puso más grande cuando, en 2011, ojeando una revista, Fred revisa una lista de cosas por hacer con un auto clásico. Dos le llamaron la atención: cruzar Estados Unidos de costa a costa y sacarse una foto con la máquina y la Casa Blanca. Eso sentenció la decisión final: viajarían por todo el mundo arriba del 220S.

Así llevan seis años pasando por diversos lugares de América y Europa y ahora, a los Smits les tocó el turno de llegar a Chile, el que han recorrido de norte a sur. Actualmente, el matrimonio marcha por la zona austral del país, donde han sido furor entre la gente por el clásico modelo, llamado Abe por el explorador holandés Abel Tasman, descubridor de las islas de Nueva Zelanda en 1642.

“Lo mejor del viaje ha sido conocer a las personas. Nuestro automóvil es como un imán para la gente, las atrae. En bencineras, supermercados, en la carretera los pasajeros abren las ventanas de sus autos y nos saludan o sacan sus cámaras para grabarnos. Es una fantástica manera de conocer a gente, por eso pensamos que tener un auto como el nuestro es un privilegio, ya que nos une a las personas”, dijo Fred.

Si bien reconocen que Chile les ha encantado en general, hay un lugar que los cautivó: “Nos gustó mucho el Valle de la Luna. En ese lugar sacamos el auto fuera de pista y anduvimos alrededor de 3 horas por esos parajes. Fue algo maravilloso”, declaró Fred.

El Mercedes Benz 220S es el segundo auto clásico que tiene el matrimonio. “Teníamos un modelo de 1929 y queríamos otro que sirviera para diferentes eventos y además para turistear por Nueva Zelanda”, explicó Elisabeth.

Más allá del concepto turístico de la expedición, la empresa de los Smits la califican como una historia de amor “con la mejor compañía que se pudiera tener”. “Es nuestra aventura, pero al parecer hemos tocado a mucha gente en todo el mundo. A ella le decimos que no importa lo que quieran realizar, que lo hagan y no esperen. No se demoren”, cierra la pareja que proyecta volver a Nueva Zelanda en 2021.

Loading...
Revisa el siguiente artículo