Mercedes-Benz renueva su clase GLA

Una mejor aerodinámica y una nueva versión diésel son las principales novedades del facelift que la casa alemana realiza a sus SUV compactos.

Por José Contreras

Desde su llegada a Chile en 2014, la clase GLA de Mercedes-Benz ha tenido una buena aceptación entre el público, lo que se ha notado en las más de 600 unidades que año a año han vendido.

Pero siempre se puede dar y hacer más, pensaron en la compañía alemana. Por eso es que lleva la renovada línea, con cuatro modelos que incorporan importantes cambios en el equipamiento, además de un nuevo miembro de la familia de SUV compactos.

Presentada en enero de este año en el Salón de Detroit, la nueva clase GLA trae un nuevo hermano, el 200d, con un motor diésel 2.1 de cuatro cilindros, que eroga una potencia de 136 CV con un torque de 300 Nm y una velocidad máxima de 205 km/h. Esta versión se suma a las versiones 200, 220d 4Matic y 250 4Matic.

En el exterior también viene otro elemento destacado por la marca. La clase incorpora ahora una parrilla más offroad y fue capaz de bajar su coeficiente aerodinámico, dejando al auto entre los mejores del segmento.

Al interior, el equipamiento no quedó de lado en este facelift con importantes elementos tecnológicos, como el sistema Keyless Go, que permite usar el auto sin tener la llave, y el sistema Parktronic, que ayuda a estacionar adecuadamente el auto. Además, todas las versiones traen conectividad para teléfonos Android y Apple.

Otro de los aspectos relevantes es su gran adaptabilidad a cualquier superficie. Así, para superficies empinadas o donde se requiera tracción, el GLA trae un tren de rodaje de altura aumentada para ofrecer un balance equilibrado entre confort y dinamismo. Para las versiones 4Matic, en tanto, está el programa opcional de conducción para todoterreno y el sistema de frenos Adaptive Brake con función Hold, que evita que el auto retroceda en pendientes muy pronunciadas.

En terrenos resbaladizos, el GLA vienen con sistema ESP que permite corregir la dirección cuando haya tendencias al derrape, mientras que, para la nieve o en superficies sin compactar, el sistema de control de tracción ASR reduce que las ruedas giren en vacío para evitar un derrape lateral. Asimismo, posee cuatro modos de conducción, privilegiando la eficiencia, el confort, la agilidad o personalizando la experiencia.

En aspectos de seguridad, el GLA viene equipado con Attention Assist, un sistema de de alerta de cansancio para el conductor, que avisa con sonidos y luces que hay que parar. Además, trae servofreno de emergencia activo, asistencia en conducción a través de radares que detienen el auto en caso de un choque inminente y ocho airbags para los asientos delanteros, con uno extra para las rodillas del conductor.

El Mercedes-Benz GLA facelift está disponible desde los $22.990.000 para el modelo 200, con motor 1.6 de cuatro cilindros y 156 CV de potencia, hasta los $29.490.000 para el modelo 250 4Matic, con motor 2.0 de cuatro cilindros turbo y 211 CV de potencia. En tanto, el modelo 220d 4Matic, con motor 2.1 turbo de cuatro cilindros turbo diésel, potencia de 177 CV y consumo mixto de 19,4 km/l, costará $28.490.000.

Esta no es la única novedad que promete la clase GLA, ya que para septiembre se prevé la llegada del GLA45 AMG, que llegaría para remecer con sus 381 CV y sus prestaciones agresivas.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo