Opel Ampera-e, el auto eléctrico que avala el Papa

El modelo de la marca y su uso en el Vaticano es parte de la intención de la Santa Sede de ser el primer Estado libre de dióxido de carbono en el mundo.

Por José Contreras

No será el Papamovil, hay que dejarlo en claro. Pero sí se convertirá en el auto favorito del Papa Francisco, que, como jefe de Estado, lidera la política de convertir a la Santa Sede en el primer país del mundo libre de dióxido de carbono.

El auto en cuestión es el Opel Ampera-e, primer modelo de la marca alemana y que es el símbolo de la alianza que la compañía y la Santa Sede tienen en pos de crear un programa de movilidad sostenible en la ciudad.

La presentación del Ampera-e se enmarcó en la conferencia Laudato Si: la sostenibilidad de la comunicación e innovación, realizada durante estos días en el Vaticano y la primera unidad la recibió el propio Francisco a manos del presidente y consejero delegado de Opel, Karl-Thomas Neumann.

Estamos orgullosos de que podamos contribuir a los ambiciosos objetivos del Vaticano. Nuestro nuevo Ampera-e hará que la movilidad eléctrica sea factible para el uso diario sin ningún tipo de compromiso”, declaró Neumann.

El Ampera-e, disponible sólo en Alemania, Noruega, Países Bajos y Suiza, es un vehículo eléctrico que posee un motor síncrono de imanes permanentes de 204 caballos de potencia y 360 Nm, con lo que puede llegar de 0 a 100 kilómetros en 7,3 segundos. Incorpora una batería de ión-litio de 60 kW/h y su autonomía es de hasta 520 kilómetros según homologación europea.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo