Dodge presenta su auto más potente: el Challenger Hellcat

Con este muscle car, la marca norteamericana espera meterse de nuevo en la pelea de estos peculiares deportivos.

Por José Contreras

No es novedad, pero el anuncio de la llegada a Chile de este modelo lo es. El Dodge Challenger Hellcat fue presentado en 2014, pero el éxito que ha tenido en Estados Unidos impactó de cierta forma en nuestro país, que recibirá al modelo, a la fecha, más potente de la marca americana.

El “problema” es que este éxito en Norteamérica obligó a retrasar la llegada del Hellcat a otros mercados, incluyendo el nacional. No obstante, su presencia (previa homologación) ya es un hecho.

A falta del esperado Demon, el Hellcat es pura potencia. Todo esto gracias a su motor 6.2 Hemi de ocho cilindros que entrega nada menos que 707 hp con un par de 881 Nm. A esto se suma una transmisión automática de ocho velocidad con caja TorqueFlite, que permite aguantar el alto torque del motor.

El Hellcat es capaz de llegar a los 100 km/h en apenas 3,9 segundos y tiene una velocidad máxima de 320 kilómetros por hora. Un auto que, pese a estos impresionantes datos, se hace fácil de manejar si calibraste bien el control de potencia. Si por alguna razón se escapa, los frenos Brembo de seis pistones y adornados con un atractivo color rojo ayudan bastante.

En la conducción, el Hellcat trae tres modos programados, Sport, Eco y Track, a los cuales se suma un modo personalizable, con el que se puede controlar casi todo: potencia, aceleración, transmisión, suspensión, dirección y frenos, entre otros datos.

El Hellcat trae dos llaves que permiten controlar la potencia. Una, de color roja, permite que el auto sólo entregue 505 hp; la otra, negra, libera la bestia completa. El modo Valet no se ha olvidado, el que permite que, en caso de que alguien lo quiera estacionar, se maneje en segunda con potencia limitada.

Toda la potencia de este Challenger está encerrada en un diseño clásico, con splitter delantero, un alerón atrás y llantas de nuevo diseño, coronando así un aspecto deportivamente agresivo.

Hay espacio para la seguridad y la tecnología. En el primer punto, el Hellcat trae control de tracción, ESP con cuatro niveles y asistencia de arranque en pendiente, entre otros aspectos. En cuanto a equipamiento, incorpora una pantalla touch de 8,4 pulgadas, display central de 7” y sistema de infotainment U-Connect.

El Hellcat se sabe producto de nicho y por eso las expectativas son aterrizadas, pero con optimismo. Se espera que se vendan unas 10 unidades de este modelo, cuyo precio es de unos US$80.000, las que sumarían a las 30 esperadas del “hermano menor”, el SRT8.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo