Renault lanza en Chile la Alaskan, su primera camioneta

Producida en México, aterriza en el mercado local con dos versiones, ambas full, que sólo se diferencian por su transmisión.

Por Pablo Vargas Zec

El segmento de las camionetas es el segundo en relevancia respecto de participación en el mercado chileno, por detrás de las SUV de tamaño mediano. Por eso, para competir de buena manera en un escenario tan competitivo, es necesario contar con una pick up que ayude a pelear la cima de los ránkings de unidades comercializadas. Así también lo entiende Renault, que presenta en Chile su esperada Alaskan, que se apoya en virtudes múltiples, algunas de ellas que saltan a la vista, para ser un actor relevante ante rivales de trajectoria.

Los resultados de la nueva creación de la casa francesa justifican el optimismo respecto del éxito de esta camioneta.

Atractiva físicamente, con una estética muy robusta y bien lograda, es innegable cierto parecido con su “prima hermana”, la Nissan NP300, con la que comparte genética y plataforma.

Ese es otro argumento para el optimismo de Renault respecto de su primera pick up. Gracias a la sociedad con Nissan, la Alaskan recoge lo mejor de las experiencias de un fabricante de camionetas con estirpe en el segmento.

A partir de dicha herencia es que el fruto conseguido por Renault es muy positivo, porque tiene una camioneta bonita, donde resalta la parrilla cromada central, que se alínea con los demás modelos de la marca, así como los faros led con forma de C que le dan una personalidad fuerte desde la primera mirada.

A eso suma una gran capacidad de carga, con una tonelada o 1,2 metros cúbidos de capacidad en su pick up.

La Alaskan, además, cuenta con un motor de 2,3 litros, turbodiésel, de 160 caballos y 403 Nm de torque. Esa planta motriz se combina con una transmisión mecánica de seis marchas o automática de siete, en ambos casos con tracción en ambos ejes, con bloqueo de diferencial, completan un cuadro de una camioneta que permite circular sin problemas en casi cualquier tipo de terreno o condición de adherencia. En la ciudad o autopista se muestra suave, gracias a una suspensión trasera multilink de cinco brazos. Y, puesta a prueba fuera de ruta y en caminos agrestes, denota una dirección certera, apoyada en asistencias electrónicas de subida y de descenso, además de excelentes ángulos de ataque, salida y ventral, que impiden que hay obstáculos que parezcan insalvables.

En cuando a equipamiento, la Alaskan es full. Tiene asientos de cuero, en el caso de la butaca del piloto suma ajustes electrónicos, que son muy cómodas y ergonómicas, pensadas en entregar confort a los ocupantes.

Además tiene un sistema de infoentretenimiento, con pantalla touch de cinco pulgadas, cámara de retroceso, control crucero y climatizador bizona.
Eso, entre otras múltiples virtudes de la camioneta con que Renault se estrena en el segmento, que luce también llantas bicolor de 18 pulgadas, que complementan muy bien el diseño de sus líneas.

Más adelante, la marca incorporá versiones más básicas. Por ahora, entra a pelear con una pick up full, pero aspira a sumar ventas de 600 unidades en su primer año.

Por ahora, con la Alaskan top, el precio es de 19.980.000 y 20.980.000 de pesos más IVA, dependiendo de si es mecánica o automática.

Para ser el primer intento, la Renault Alaskan es un acierto, porque es una camioneta muy agradable para manejar y que cumple holgadamente con las expectativas y necesidades del usuario.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo