Hyundai se aventura en los modelos de altas prestaciones

A fines del presente año se lanza en Europa el i30 N, un auto de performance deportiva pero pensado también en el uso cotidiano.

Por Pablo Vargas Zec

Si hay algo de lo que carecía el portafolio de Hyundai hasta el momento era de un deportivo de raza. Sin embargo, la marca coreana se adentra en las altas prestaciones en sus coches de serie, con la creación del i30 N.

Construido sobre la plataforma de la nueva generación i30, el deportivo se ha desarrollado para entregar el máximo placer de conducción para la vida cotidiana.

Creación del centro de investigación y desarrollo de Namyang de Hyundai Motors en Corea, y perfeccionado en Nürburgring, el logotipo N simboliza una chicana, la última esquina donde el i30 N ha sido probado a fondo y ha demostrado su capacidad, integrando toda la experiencia de Hyundai Motorsport en el Mundial de Rally desde 2014.

“El Hyundai i30 N ha sido desarrollado con el propósito que ofrecer la máxima diversión de conducción a nuestros clientes en un paquete accesible de alto rendimiento”, dice Albert Biermann, vicepresidente ejecutivo de Desarrollo de Rendimiento y de la División de Vehículos de Alto Rendimiento de Hyundai.

“Con los modelos de alto rendimiento N mejoraremos el atractivo de nuestra marca con productos emocionales que satisfagan las necesidades de las personas que aman tener una sonrisa en la cara cuando conducen su coche en una carretera sinuosa y escuchar el sonido del motor”, agrega.

El i30 N es la respuesta de Hyundai Motor a las preferencias de los clientes emergentes hacia una innovación sin competencia y un rendimiento orientado a la tecnología. Su lanzamiento en Europa se espera para finales de 2017.

El i30 N tiene un carácter único y un diseño coherente y atemporal, incluyendo la rejilla en cascada en la parte delantera, la nueva firma Hyundai, que se caracteriza por un gesto descendente que se estrecha y se inspira en el flujo de acero fundido.

El i30 N se ha desarrollado sobre la base de tres piedras angulares bajo el lema “Fun to Drive”: un auto deportivo de uso diario y con capacidad para ser manejado en una pista de carreras.

En lugar de centrarse en los números puros, Hyundai Motor ha optado por enfatizar el placer de conducción y el impacto emocional en los latidos del corazón del conductor por minuto (BPM), en lugar de simplemente medir las revoluciones por minuto (RPM). Cuando el conductor pisa el acelerador, toda su potencia se desplaza a través de los engranajes, y la función de coincidencia Rev apoya el cambio de marcha suave, mientras que la función de sobrecarga aumenta el par (+ 8%) y la aceleración (+ 6-7%). La sensación se realza por el sonido dual del silenciador, que ofrece el sistema variable de la válvula de escape.

La cabina del i30 N muestra los parámetros clave de rendimiento a través del nuevo conjunto de instrumentos y los modos de 8 pulgadas de flotante libre como el medidor G-Force para el seguimiento en vivo del rendimiento.

De acuerdo con el principio “form follows function”, el diseño del auto mejora el rendimiento aerodinámico y de refrigeración. Su funcionamiento se centra en la conexión pura entre el auto y el conductor. El i30 N está construido alrededor del controlador para máxima capacidad de respuesta, rendimiento equilibrado y que entregue diversión al conducir.

El poderoso motor turbo de 2.0 litros ofrece hasta 275 hp y 353 Nm de par. Su respuesta directa desarrolla una potencia lineal, a través del cargador turbo de respuesta temprana. Cuenta con tracción delantera y una transmisión manual de seis velocidades.

El máximo agarre del i30 N está garantizado por los neumáticos de alto rendimiento Hyundai N de 18 pulgadas Michelin o de 19 pulgadas Pirelli. La dirección asistida está montada en bastidor, siendo muy directa y ofreciendo una alta precisión. Su suspensión baja controlada electrónica (ECS) reduce el balanceo y aumenta la velocidad en las curvas, permitiendo al conductor ajustar los amortiguadores, orientados a la comodidad en la conducción de alta performance.

Sin embargo, el i30 N es un auto deportivo de uso diario, adecuado para desplazamientos diarios con comodidad durante la semana o para el rendimiento durante el fin de semana. Al ofrecer una gran variedad de opciones de personalización, el hatchback está bien equilibrado, ofreciendo rendimiento y practicidad para crear la mejor sensación para el conductor. Esto se refleja en sus cinco modos de conducción (Eco, Normal, Sport, N y N personalizado) que se pueden seleccionar usando dos botones que se encuentran en el volante. Además de los modos de manejo, el auto también integra ajuste de los parámetros de alto rendimiento del motor, control electrónico de la estabilidad (ESC), diferencial electrónico Limited Slip (E-LSD), entre otros elementos El conductor puede seleccionar el botón de Rev en el volante para aumentar las revoluciones en el motor cuando se cambia de una marcha más alta a una menor.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo