Con una importante renovación, Ford presenta la nueva Ecosport

La tercera generación del SUV compacto luce mejoras estéticas exteriores, un nuevo interior, tres motorizaciones renovadas, un moderno sistema de infoentretenimiento y más seguridad y equipamiento en las siete versiones con las que aterrizará en Chile en octubre.

Por Pablo Vargas Zec

Corría 2003 y, en los caminos aledaños al volcán Villarrica, Ford presentaba un modelo sobre el cual tenía grandes expectativas. Por aquellos años, el fabricante norteamericano confiaba en el Centro de Desarrollo de su planta en Brasil para crear un producto que se adapte a las necesidades de la región. La marca percibía que en esta parte del continente había tendencia a buscar en los SUV un auto de uso diario. La necesidad de mayor espacio, despeje y altura que los de un coche compacto era la premisa sobre la cual los diseñadores se pusieron creativos. Sobre la plataforma del Fiesta, cruzado con toques estéticos de su pariente europeo Fusion, la línea de producción comenzó a parir el Ecosport. El resultado sería revolucionario, siendo un modelo que generó un nuevo segmento de mercado a nivel global. Hoy, llega la tercera generación del todoterreno compacto, éxito de ventas en Chile, Sudamérica y en buena parte de los 149 mercados donde está presente.

Lo cierto es que ese 2003, Ford no esperaba estar dando a luz un modelo que crearía un nuevo segmento, y que más de una década después sea el nicho de mayor crecimiento de la industria automotriz mundial. Pero eso fue lo que consiguió con el Ecosport.

Si bien su corte es más bien urbano, tan pronto salió al mercado, la marca se vio forzada a generar versiones doble tracción, que llegó casi de la mano con una primera actualización estética. Para 2012, Ford creó la segunda generación, donde el look apuntó más hacia el segmento de los crossover, sin cambiar el tamaño. Con esta nueva impronta, dejó Sudamérica para comenzar a producirse en cinco plantas en diversos continentes y ser un producto global del fabricante estadounidense.

Ahora, la tercera generación, llega a renovarse en el éxito, con un rediseño exterior que lo acerca a la estética característica de la marca, sobre todo gracias a su nuevo frontal. Además, el interior es totalmente nuevo y con materiales mejorados, lo que se suma a motores más modernos, eficientes y potentes.

Renovación total

Los diseñadores de esta tercera generación de Ecosport confiesan haber abordado la tarea desde cinco áreas: diseño exterior, habitáculo, mecánica, tecnología y equipamiento.

Por fuera, ya está dicho, la modificación más significativa es el frontal, con su parrilla trapezoidal, más grande y notoria, que incorpora biseles cromados en las versiones tope de la gama. Además, las luces LED diurnas y los neblineros de mayor tamaño decretan una personalidad fornida en lo estético, más allá de que los laterales y la zona posterior no tuvieran mayores modificaciones.

En el interior, más allá de un nuevo panel de instrumentos, de una pantalla en la consola central que aumenta su tamaño según se acerca a las versiones tope, destaca por la combinación de materiales y texturas. En los asientos, se encuentran combinaciones de tela y cuero, de cuero en el tope de línea llamada Titanium, además de las de paño en las dos versiones de entrada.

Debutan en la parte alta de la gama el techo corredizo, además de lucir un nuevo volante.

En general, en el interior, todo mejora. Butacas delanteras cómodas, con buen soporte, además de materiales mejorados componen el cuadro.

Además, incorpora el sistema de infoentretenimiento Sync 3 de serie en todas las versiones, con conectividad por bluetooth y a las aplicaciones Android Auto y Apple CarPlay, con pantalla táctil en voladizo sobre el tablero central. En las versiones tope, ofrece cámara de retroceso, climatizador y sistema de audio Sony, con nueve parlantes.

Bajo el capot, la nueva Ecosport trae novedades. Deja el motor de 1,6 litros y lo reemplaza por una planta de 1.500 cc. tricilíndrica, que ofrece 123 hp, 151 Nm de torque y es, según Ford, un 9 por ciento más eficiente que la generación anterior. Siempre con tracción delantera, llega asociada a una caja mecánica de cinco marchas o automática de seis.

A esa unidad de potencia se suma la de dos litros GDi, de 170 hp y 202 Nm, que equipa el tope de gama y por ello sólo se vincula a la transmisión automática.

Por último, la oferta de motores la completa el turbodiésel de 1,5 litros, 100 hp y 215 Nm de par, que llega en versión mecánica.

Para complementar esta oferta, Ford trabajó en las suspensiones, aumentando en 17 milímetros el recorrido de la suspensión, cambiando los bujes y apostando por resortes traseros más rígidos, con lo que el fabricante asegura haber mejorado la rigidez torsional en cinco puntos, la del eje trasero en igual porcentaje, la absorción de impactos en un 15 por ciento, las vibraciones en la dirección en 40 puntos, además de la insonorización del habitáculo como resultante de todas esas combinaciones.

La capacidad de carga del maletero también mejora, con un espacio que puede variar entre los 362 litros y los 1.178 litros, con los asientos traseros doblados y un piso casi plano. Además, el maletero propone un fondo falso de tres opciones de altura, para guardar ítemes delicados.

Disponible desde la primera quincena de octubre, el Ford Ecosport, el modelo que inventó el segmento, el que lo ha liderado históricamente, llega en siete versiones, con llantas de 16 y 17 pulgadas, con entre dos y siete airbags, y precios que van entre los 10.690.000 pesos y los 14.690.000 pesos.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo