Sumando tecnología, el Mazda CX-3 se renueva para 2018

A una año de haberse estrenado en el mercado local, el SUV compacto del fabricante japonés incorpora mayor nivel de equipamiento.

Por Pablo Vargas Zec

A un año de haber sido estrenado en Chile, el Mazda CX-3 se renueva, potenciando su tecnología, diseño y desempeño en la conducción para mejorar las ya altas expectativas de sus clientes.

La tradicional tecnología SkyActiv se complementa ahora con el sistema G-Vectoring Control, que proporciona un mayor control y estabilidad, entregando mayor comodidad y seguridad para sus pasajeros.

Esta tecnología se basa en una idea innovadora: mejorar el comportamiento del chasis a través de la optimización del torque del motor. Así, el G-Vectoring Control ajusta el par del motor en respuesta al movimiento del volante, con el fin de proporcionar un control absoluto de las fuerzas de aceleración lateral y longitudinal, logrando suavizar las transiciones.

Con lo anterior, se mejora la estabilidad del vehículo, disminuyendo las correcciones del volante. Esto permite, además, reducir la fatiga, facilitar la conducción y obtener una mayor comodidad no solo para el conductor, sino que para todos los pasajeros.

Además, hay importantes novedades en el resto de las tecnologías SkyActiv. En materia de aceleración se trabajó en la partida, volviéndola más ágil. También hay mejoras en la suspensión y, por ende, mayor confort de marcha, así como estabilidad, con respuestas lineales y más suaves, gracias a los cambios incorporados en los amortiguadores delanteros y traseros, dirección asisitida electrónicamente, brazos frontales y en la barra de torsión.

Incluye el sistema de tracción inteligente i-Activ AWD, que evalúa de manera continua las condiciones del camino, temperatura exterior y el agarre de las ruedas, ofreciendo una conducción segura sobre cualquier superficie, distribuyendo instantáneamente la potencia de manera óptima entra las ruedas delanteras y traseras.

Gracias a sus 27 sensores, obtiene la máxima tracción en las cuatro ruedas en condiciones de manejo resbalosas, manteniendo seguros al conductor y pasajeros.

Con respecto al diseño, se incorpora el nuevo color de carrocería desarrollado por Mazda: Machine Gray, que permite realzar el refinamiento y sofisticación del diseño Kodo.

Machine Gray surge del mismo acabado de pintura Soul Red de tres capas. En este caso, una de ellas aporta el acabado brillante y además añade pequeñas partículas de aluminio, que entregan el toque metalizado y permiten dar mayor profundidad al diseño. Con ello, destaca aún más cada pliegue de la carrocería y se potencia el perfil musculoso, gracias al efecto de la iluminación.

Además, se incorpora el cierre automático de espejos, que le permitirá al conductor asegurarse de que el vehículo está cerrado al ver los espejos plegados y proteger a estos de impactos en los estacionamientos.

En materia interior, estrena un volante de nueva generación, un nuevo panel de instrumentos y los asientos delanteros han optimizado su ergonomía, con una posición de conducción más confortable. Asimismo, hay mejoras en lo que se refiere a insonorización al interior de la cabina.

En lo que se refiere a seguridad activa, incorpora los faros adaptativos LED (ALH) del premiado sistema i-Activesense (disponible en su versión GT). Éstos logran una visibilidad ideal y directa en la noche, y se suman al completo equipamiento original en materia de seguridad activa y pasiva que trae este SUV.

Mantiene la conectividad de su sistema Mazda Connect, las premiadas tecnologías en motorización, sistema de transmisión, chasis y carrocería, además de lucir el espectacular diseño Kodo, “Alma del Movimiento”.

El Mazda CX-3 llega en cinco versiones con un valor desde $12.490.000, bonos incluidos.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo