Llegan los hermanos más radicales de la familia Porsche Carrera 911

Se presentan para el mercado chileno el GTS y GT3, que completan la oferta del icónico deportivo de la marca alemana.

Por Pablo Vargas Zec

Más allá de que pueda ser nuevo, el Porsche 911 es, desde ya, desde que sale de la línea de producción, un clásico. Gracias a su calidad de ícono de la deportividad, el coupé de la marca alemana es constante objeto de deseo, gracias a su look característico y, sobre todo, sus altas prestaciones. Por eso, ahora, en Chile se suman dos nuevas versiones, que por sus características específicas terminan por completar la gama del modelo en nuestro país.

Y claro que se esperaba el arribo del GTS y GT3, sus Gran Turismo, sobre todo considerando que este año se han comercializado más de 40 unidades del 911, según confiesa el general manager del fabricante en Chile, Alfredo Gantz.

Por el lado del 911 Carrera GTS, cuya primera versión data de 1963 sobre la plataforma del 904, llega más eficiente, con mejor rendimiento, mayor potencia y con un salto en su performance general.

Lo caracteriza su motor boxer, de seis cilintros, turbo de 3,0 litros, que entrega 450 hp y un par de 550 Nm, potencia que es un aumento de 30 caballos respecto del 911 Carrera S y de 20 en relación al GTS anterior. Las cinco versiones en las que llega este modelo están disponibles con transmisión manual de siete velocidades o con la automática de doble embrague PDK.

Como equipamiento de serie, se incluye la gestión activa de la suspensión, (Porsche Active Suspension Management, PASM). Las opciones Coupé además tienen el chasis deportivo PASM, que reduce el despeje hasta en diez milímetros.

En la variante más deportiva, con el paquete Sport Chrono incluido, acelera de 0 a 100 en 3,7 segundos, y ofrece más de 300 km/h como velocidad punta.

Estéticamente, las novedades vienen dadas por cinco nuevas tomas de aire y faros con borde oscuro, adelante, mientras que en la retaguardia destaca una nueva parrilla.

Los nuevos 911 GTS, disponibles a pedido, tienen cinco versiones: 911 Carrera GTS tracción trasera, Coupé o Cabrio, a precios que arrancan en los 163.900 y 175.900 dólares, respectivamente; el 911 Carrera 4 GTS, también Coupé o Cabriolet (desde 172.900 y 184.900 dólares) y el 911 Targa 4 GTS (US$184.900).

La edición más extrema es el Carrera 911 GT3.

La primera edición de esta versión vio la luz en 1999, sobre la plataforma del 996.

Al igual que en el caso de su hermano GTS, los retoque estéticos de esta versión tienen que ver sobre todo con las tomas de aire delanteras, más grandes que en la generación anterior, y un nuevo spoiler delantero, todo pensado en mejorar la refrigeración del motor y los frenos, pero también buscando mejorar la carga aerodinámica de un deportivo inmisericorde.

Atrás, en tanto, el alerón trasero su ubica con más altura, también buscando mejorar la performance.Así, la carga aerodinámica posee un coeficiente constante, con 155 kilos y una mejora de un 20 por ciento respecto de su antecesor.

Como concepto de diseño, se pensó en un GT3 más orientado al piloto. Por eso, el motor boxer de seis cilindros de 4,0 litros aspirado está seteado para entregar emociones en estado puro, gracias a sus 500 hp y 460 Mn de torque, lo que es un aumento de 25 caballos y 20 Nm respecto de la generación anterior.

La transmisión de serie es la PDK de siete velocidades y doble embrague, con bloqueo electrónico del diferencial trasero, aunque también puede incorporar una caja manual de seis marchas GT Sport, con bloqueante mecánico, y que aporta además una rebaja en el peso total de 17 kilos respecto de la PDK.

También tiene dos opciones de freno, con un juego más deportivo de cerámica.

Probablemente, uno de los mayores cambios se denota en el chasis, pensado para uso combinado en las calles pero igualmente eficiente en pista de carrera. Es 25 milímetros más bajo respecto del 911 Carrera S y tiene eje trasero direccional que, dependiendo de la velocidad, puede girar en la misma dirección o en la opuesta a las ruedas delanteras, para mayor estabilidad y velocidad de paso en curva.

Llega con tres posibilidades de butacas, incluida la Clubsport, de competición, que incorpora barra antivuelco y cinturones de cinco puntas.

Además, luce una pantalla central de 9 pulgadas, y acelera de 0 a 100 en sólo 3,4 segundos, y llega a los 200 kilómetros en 11 segundos, además de superar los 318 km/h de velocidad punta.

Este deportivo, tan apto para correr en un circuito de carreras como para uso cotidiano y citadino, llega a 193.900 dólares, precio base que cambia según los opcionales.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo