Los huracanes impulsan el mercado automotor estadounidense

Durante septiembre, las ventas se incrementaron gracias a la necesidad de reemplazar los miles de autos que se vieron afectados por las tormentas en los estados del sur del país norteamericano.

Por Pablo Vargas Zec

La industria del automóvil de Estados Unidos se fortaleció en setiembre, gracias al reemplazo de miles de autos dañados por los huracanes, rompiendo así la tendencia a la baja de las ventas del mercado.
General Motors (GM) y Ford, los dos mayores constructores estadounidenses de coches, interrumpieron varios meses de malas ventas tras el paso de los huracanes Harvey e Irma por el sur de Estados Unidos.
GM vendió 279.397 vehículos en septiembre, lo que significa un aumento de 11,86 por ciento en 12 meses. La firma especializada Edmunds.com esperaba un crecimiento de 7,4 por ciento.
Ford, en tanto, reportó un aumento de 8,7 por ciento en términos anuales y casi duplicó el 4,7 por ciento que preveía el mercado.
Tanto GM como Ford admitieron que fueron ayudadas por las dañinas tormentas que azotaron a Texas y Florida.
“Las regiones devastadas por los recientes huracanes seguirán recuperándose y eso propiciará la venta de autos nuevos y de ocasión”, dice el economista jefe de GM, Mustafa Mohatarem.
Jessica Caldwell, experta de Edmunds.com, asegura que en Houston la demanda aumentó 109 por ciento en las tres semanas posteriores al paso de Harvey, en comparación a las tres semanas precedentes a la catástrofe.
“Esta demanda se mantendrá en octubre y, probablemente, en noviembre al ritmo de las indemnizaciones” de los afectados, apunta Tim Fleming de la consultora Kelley Blue Book.
El precio medio de las transacciones en la región castigada subió 18 por ciento, lo cual es bueno para la rentabilidad de los fabricantes. Estos habían lanzado en agosto una ola de ofertas para inyectar un poco de fuerza a las menguadas ventas.
Las ventas de autos habían caído 2,7 por ciento en los ocho primeros meses del año, y los analistas daban por seguro que 2017 sería el primer año de repliegue tras siete consecutivos de récords.
Fiat Chrysler, el tercero de los mayores fabricantes estadounidenses, también aprovechó la elevada demanda en el sur de Estados Unidos y con eso compensó sus menores ventas a las empresas arrendadoras de autos. Fiat Chrysler vendió 174.266 autos en setiembre, lo cual es una caída anual de 10 por ciento, pero menor al 11 por ciento esperado por los expertos.
Toyota, numero dos del mundo, aumentó en septiembre 14,9 por ciento sus ventas anuales y las de Nissan aumentaron 9,5 por ciento.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo