Con nuevos productos, Lifan inicia una nueva y agresiva etapa

El fabricante con sede en Chongqing anuncia la renovación de su portafolio, con foco en los SUV y los vehículos familiares, con una atractiva línea estética.

Por Pablo Vargas Zec

Lifan es uno de los actores relevantes de la industria motor china. Y, para seguir creciendo entiende que sus mercados de exportación no sólo son relevantes, sino que requiere de la construcción de una identidad de marca que le den elementos dioferenciadores respecto de otros productores del mismo origen. En ese proceso se encuentra, precisamente, el poderoso constructor que tiene sus cuarteles en Chongqing: renovar su línea de productos para expandir consistentemente sus fronteras y convertirse, definitivamente, en un actor global.

A diferencia de otras marcas del origen, Lifan es una empresa privada y no estatal. Eso hace que sus plantas de fabricación estén mucho más automatizadas que la de sus competidores. Además, posee alienzas y joint ventures con importantes proveedores de partes y piezas, así como de servicios relevantes como el diseño.

En visita a sus centro de investigación y desarrollo, así como a las plantas de fabricación, se denota que, de cara al 2018, Lifan entra a una nueva era, donde apunta a productos globales, con énfasis en el segmentos de los SUV, apostando a nichos de mercado que representan ventas crecientes.

Es así como, pronto, veremos el arribo de los todoterrenos X7 y X70, que representan un salto cualitativo muy significativo en términos de diseño y calidad percibida. También se anuncia la próxima salida de la línea de producción de una station wagon de siete plaza denominada M7, de gran look y mejor funcionalidad.

“Es una etapa nueva que, como Maco, tendremos la fortuna de vivir. Tomamos la representación de Lifan hace recién un año, de los nueve que lleva en Chile, y los cambios desde adentro de la marca son muy buenos para consolidar la gestión y, definitivamente, decir que hay un nuevo momento en todo sentido”, comenta Eric Griffiths, gerente general de Maco, el grupo que además ve la marca FAW.

“De a poco estamos dejando de trabajar con los vehículos comerciales, que han sido de alguna forma buena parte del sello hasta hoy, para dar paso a esta nueva etapa, enfocada en autos para pasajeros y la familia”, destaca el ejecutivo.

Pero no habrá que esperar hasta 2018, ya que poco se presentará regionalmente el X7, de próximo arribo a Chile. El evento se realizará en Uruguay, donde Lifan tiene una de sus plantas de fabricación.

Previsto para 2018 está, además, el mencionado familiar M7.

Lifan está enfocado en cilindradas gasolineras, de hasta dos litros, arrancando con un 1,4 litros turbo. Por ahora, son las de más alto cubicaje las que tendrán pasaje asegurado a Chile.

El X7, que abrirá la nueva era de Lifan en Chile, se anuncia con dos opciones de propulsión: un 1,5 litros bencinero, de 107 hp, y otro de 1,8 de 132 caballos. Ambos, disponibles con transmisión mecánica de cinco marchas o automática de cuatro.

Antes de fin de año, entrará a homologación el X70, novedad total que pudimos ver y tener una pequeña impresión de manejo en circuito en China. Se trató de toda una sorpresa con la que se esperó a los 300 asistentes (importadores de cuatro continentes) que tuvo la Cuarta Convención mundial de Lifán, una marca con 25 años de historia.

Lifan, está claro, quiere ser un actor relevante de la industria mundial. Para ello, ya está lista, con un nuevo portafolio de productos atractivos y competitivos. Inicia una nueva etapa, en la que apuesta fuerte y a ganador.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo