Los alucinantes modelos Citroën que ganaron el Concurso de Elegancia

En el 12º Encuentro Nacional de Citronetas y derivados un 2CV6 Speciale de 1979 fue “El Mejor de la Muestra”.

Por Mauro Vidal

Más de un centenar de Citroën 2CV y miles de personas se dieron cita este fin de semana en el XII Encuentro Nacional de Citronetas y derivados, que se realizó en la ciudad de Curicó, deleitando, entreteniendo y llenando de nostalgia e historia a todos los asistentes reunidos en la Plaza de Armas de la ciudad.

El Club Social y Cultural Citrosur Curicó, uno de los más importantes de la zona, fue el anfitrión en esta junta que rescata el patrimonio histórico de Citroën, congregando a un número impresionante de fanáticos de este mítico modelo, que durante una década se fabricó también en Chile, en la planta de ensamblaje que la marca tenía en Arica.

EL MEJOR DE LA MUESTRA El Mejor de la Muestra: es un premio que valora por sobre todas las cosas el grado de conservación, ya sea con elementos originales como alternativo, y la puesta en escena en el evento. Este premio se lo llevó el Citroën 2CV6 Spéciale de 1979, mantenido en un bello color vino tinto, de propiedad de Marcelo Bahamondes

El jurado, conformado por importantes miembros de la prensa especializada, y el club organizador decidieron en conjunto entregar un premio al esfuerzo por estar en la muestra, resultando ganador el Citroën 2CV AX330 de color blanco del año 1974, propiedad de Luis Bobadilla.

EL MAS ORIGINAL Conservación: este galardón busca resaltar la originalidad del vehículo, se lo acreditó el Citroën 2CV6 de color naranja del año 1980, propiedad de Felipe y Cristián Ramos.

Vale destacar, que todo el evento se desarrolló casi en paralelo al lanzamiento mundial de la plataforma Citroën Origins, la que propone descubrir o redescubrir los Citroën emblemáticos desde 1919 a la fecha, modelos en serie, pero también aquellos que fueron utilizados en competencias deportivas e incluso conceptuales.

EL MAS ANTIGUO Antigüedad: este premio evalúa el año de fabricación y el grado de conservación de los vehículos, siendo otorgado al Citroën 2CV Azu de 1957 de propiedad de Jorge Ávila.

Además, hay un catastro de los modelos de la marca alrededor del mundo que se despliega en un mapa interactivo, y desde ahora, los usuarios chilenos dueños de un Citroën pueden ingresar a este listado su propio auto, con fotos y características.

Vistas en 360°, detallada información del modelo incluyendo año y lugar de producción, anécdotas, música de la época, sonido real de motor, bocinas, son sólo algunas de las características que se pueden encontrar en esta innovadora experiencia de inmersión hacia la herencia de una marca que se ha caracterizado desde siempre por su evolucionado diseño, su innovación y su performance.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo