Volkswagen regresa a Pikes Peak para conquistarla con un prototipo eléctrico

La marca alemana buscará el récord en la mítica subida con un prototipo de competición propulsado únicamente por electricidad, el primero de esta naturaleza que aparecerá en su portafolio de diseño.

Por Mauro Vidal

El departamento de competición de Volkswagen y el departamento de desarrollo técnico de la marca trabajarán codo con codo en un proyecto oficial que, además, es totalmente novedoso para la firma. El objetivo será batir el actual récord de la "Subida a las Nubes" para un coche eléctrico en poder de Rhys Millen con 8:57.118.

Pikes Peak International Hill Climb se celebrará en Colorado, Estados Unidos, el 24 de junio de 2018. Es una de las pruebas más antiguas del mundo del automovilismo (la primera edición data de 1916) y consiste en una subida de 19,99 kilómetros con 156 curvas, casi 1.500 metros de desnivel y una meta a 4.300 metros de altitud, condiciones especialmente duras que configuran un banco de pruebas ideal para la tecnología de propulsión eléctrica que Volkswagen quiere potenciar notablemente en la próxima década.

La marca de Wolfsburgo ya estuvo presente en la carrera en 1985, ‘86 y ‘87, en esta última con un Golf II Bimotor que no pudo terminar el recorrido (se quedó a apenas 400 metros y tres curvas de la meta) cuando marcaba los mejores tiempos intermedios.

Ahora su presencia dará lustre a la prueba, que no contaba con un gran fabricante involucrado con todo el potencial de su fábrica desde que Peugeot ganase con Sebastien Loeb en la categoría absoluta en 2013.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo