Llega el juguete que todos quieren para Navidad: el Ford Focus RS está en Chile

Considerado el mejor deportivo del mundo, el modelo exhibe entre sus méritos un motor EcoBoost de 2,3 litros, que ofrece 350 hp, además de transmisión mecánica de seis marchas y tracción integral.

Por Pablo Vargas Zec
Llega el juguete que todos quieren para Navidad: el Ford Focus RS está en Chile

Ganarse, casi por unanimidad, el rótulo de mejor deportivo del mundo no es una tarea sencilla en una industria como la automotriz, donde la oferta es tan grande como variada. Sin embargo, el Ford Focus RS puede colgarse esa escarapela con autoridad. Y, desde ahora, el elogiado modelo de la línea Performance de la marca del óvalo está disponible en Chile, para el deleite de los amantes del alto rendimiento.

Presentado en el circuito de Interlomas de Temuco, donde se pudo constatar el extraordinario nivel del Focus RS, el auto destaca por una serie de detalles de diseño respecto de su hermano “normal”, como la rediseñada parrilla trapezoidal, que incluye doble entrada de aire para el enfriamiento del sistema de frenado, o el spoiler trasero deportivo; atrás, se aprecia un difusor con doble salida de escape y puntas cromadas. Pero, sin dudas, las mayores diferencias están en la mecánica del auto.

Brío bajo el capot

A un chasis noble como el que ya es costumbre en este modelo, el Focus RS suma un motor EcoBoost de 2,3 litros, que entrega exquisitamente sus 350 hp y sus 475Nm de torque, con twin-scroll, turbocompresor de doble entrada de baja inercia, que divide la salida de los cilindros en pares, permitiendo un giro veloz de la turbina, lo que aumenta la capacidad de respuesta y eficiencia, consiguiendo además una menor emisión de contaminantes al medioambiente.

El block está construido en aluminio reforzado para soportar alta presión, lo que le da mayor fortaleza y menor peso, a esto agrega un sistema de refrigeración dividido, que separa los termostatos del motor, con el fin de alcanzar los niveles de refrescamiento exigidos para el manejo de coches en circuito.

Tiene transmisión mecánica de seis marchas. A eso suma un avanzado sistema de tracción integral, que incorpora un sistema dinámico de redireccionamiento de torque, con lo que se logra una sobresaliente tracción, adherencia, agilidad y velocidad de giro sin igual.

Oprimiendo el botón que se ubica al lado de la palanca de cambios, el piloto puede acceder a distintas configuraciones en el sistema Performance AWD, modificando el comportamiento de suspensión y amortiguadores, del control de estabilidad, del sonido del escape, así como la respuesta del motor y de la dirección.

Para esto, ofrece cuatro modos de manejo: normal, que aplica a la configuración inicial del sistema; sport, inspirado en el manejo en carretera o deportivo; track, recomendado para manejo de alta performance y aplicable solo a su uso en pista; y drift, sugerido para sobrevirajes y derrapes controlados que se realicen en lugares aptos para este tipo de maniobras.

Un habitáculo con estilo

Este brutal deportivo cuenta, en su interior, con detalles que enfatizan su vocación deportiva. Por ejemplo, sus butacas Recaro de diseño ergonómico y gran sujeción lateral, con cabecera con ajuste eléctrico para el piloto con 8 posiciones, y ajuste manual con 4 posiciones para el copiloto. Lucen la exclusiva insignia de RS y costuras azules, elementos que a su vez se observan en el volante, en la palanca de cambios, freno de mano, tapetes y paneles de las puertas.

El panel de instrumentos es simple e intuitivo. Información como la presión del turbo y del aceite, están montados en la parte superior de la consola. Adicionalmente incorpora una luz de cambio de velocidades, que señala al usuario el momento adecuado para pasar a un cambio superior.

El volante ergonómico, de base plana, facilita la entrada y salida del automóvil; mientras que la palanca de cambios se amolda a distintos agarres, para un uso cómodo en pista y ciudad.

En todo caso, el más deportivo de los Ford no olvida la seguridad. El Focus RS luce ABS con distribución electrónica de frenado (EBD), control de estabilidad dinámico (DSC) con control de tracción, sistema de monitoreo de presión de neumáticos (TPMS), control crucero, asistente de partida en pendiente y cámara de retroceso. A esto añade cinturones de seguridad de tres puntos, airbags frontales, de rodilla para el conductor, bolsas de aire laterales y de tipo cortina.

Cuenta con discos delanteros ventilados de 13,8 pulgadas Brembo y discos traseros de 11,9 pulgadas con callipers de pistón sencillo, además de un sistema de enfriamiento avanzado, que utiliza conductos alimentados desde la cara frontal y parte inferior del Focus RS, con guías de aire hasta los brazos inferiores de la suspensión, para ayudar a una refrigeración óptima. Con esto se evita la pérdida de eficacia por sobrecalentamiento, incluso en situaciones de uso intenso. A esto agrega aletas de ventilación en los discos delanteros, que aportan en la regulación de la temperatura.

La tecnología SYNC 3 es la versión más avanzada del sistema de conectividad de Ford y también está presente en este modelo. Con él es posible realizar llamadas telefónicas, controlar la música o climatización, utilizando sencillos comandos de voz. Gracias a su nuevo sistema operativo, aumenta su rapidez en hasta diez veces en relación con su antecesor. Su interfaz es similar a la de un Smartphone y permite replicar gestos cotidianos de los teléfonos o tablets, como hacer zoom utilizando los dedos o realizar desplazamientos de izquierda a derecha y viceversa. Es compatible con Apple CarPlay y Android Auto.

“Focus RS viene a cautivar a todos los espíritus jóvenes que anhelaban su arribo. Es el hatchback de Ford con más alto desempeño, dueño de una potencia inigualable y avanzada tecnología orientada a proporcionar una extraordinaria dinámica de manejo. Su impresionante exterior cubre las exigencias aerodinámicas para obtener el balance perfecto entre diseño y funcionalidad”, comenta Alberto Garasino, gerente general de Ford Motor Company Chile.

Equipado con neumáticos Michelin Pilot Super Sport, especialmente diseñadas para maximizar la zona de fricción y ajustar la presión del neumático para que las ruedas se mantengan en contacto con la pista al momento de tomar curvas. Los neumáticos son 10 por ciento más anchos que los autos deportivos tradicionales y están reforzados con una doble cámara, lo que incrementa la rigidez de los costados para una mejor respuesta y precisión al volante.

Así, el Ford Focus RS se planta como uno de los mejores deportivos del mundo, sino el mejor. Al volante, las sensaciones son extraordinarias, con exquisitas sensaciones al acelerar, doblar y frenar. No por nada en las evaluaciones supera a otros autos similares, como Subaru Impreza STI o al extinto Mitsubishi Lancer Evo.

Ford Focus RS está disponible en toda la Red de Concesionario Ford, en sus tres colores: blanco, negro y azul eléctrico, este último el más característico de esta línea, a un precio de lanzamiento de 27.990.000 pesos.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo