Con dos familias a cargo, los autos autónomos de Volvo comienzan a probarse

La tarea en manejar unos XC90 en el uso diario y común de una ciudad, y aportar datos a los ingenieros de la marca.

Por Pablo Vargas Zec

Buscando humanizar y hacer más concreto el desembarco de la autonomía en la conducción, Volvo Cars ha iniciado un plan piloto para desarrollar este sistema en sus autos, con la ayuda de familias suecas, que probarán sus automóviles en las vías públicas de Gotemburg, para entregar sus experiencias a los ingenieros de la marca.
Las dos primeras familias, los Hain y los Simonovski -del área de Gotemburgo-, han recibido los Volvo XC90 con los que apoyarán el proyecto Drive Me. Tres familias más se sumarán a principios del próximo año y, en los próximos cuatro años, hasta 100 personas participarán en Drive Me.
Ambas pioneras familias contribuirán a Drive Me con datos invaluables, al permitirles a los ingenieros de la compañía monitorear su uso diario e interacción con el automóvil, mientras conducen hacia el trabajo, llevan a los niños a la escuela o van de compras al supermercado.
Volvo Cars planea tener un automóvil completamente autónomo disponible comercialmente para 2021, y los datos derivados de Drive Me desempeñarán un papel crucial en el desarrollo de estos autos autónomos.
“Se siente genial ser parte de este proyecto”, dijo Alex Hain, de 45 años. “Tenemos la oportunidad de ser parte del desarrollo de tecnología que algún día salvará vidas”.
Drive Me involucrará a clientes reales que prueben las diferentes etapas de la tecnología asistida por el conductor y, eventualmente, totalmente autónoma.
“Drive Me es un importante proyecto de investigación para Volvo Cars”, dice Henrik Green, vicepresidente sénior del departamento de Investigación y Desarrollo de la compañía. “Esperamos aprender mucho de la participación de estas familias y usaremos sus experiencias para dar forma al desarrollo de nuestra tecnología de conducción autónoma, de modo que en 2021 podamos ofrecer a nuestros clientes un automóvil completamente autónomo”.
Los Hain y los Simonovski han recibido el XC90 equipado con la última tecnología de asistencia al conductor de Volvo, así como una serie de cámaras y sensores para controlar su comportamiento y proporcionar información al automóvil sobre su entorno.
Durante estas primeras etapas, las familias mantendrán sus manos sobre el volante y supervisarán la conducción en todo momento cuando usen sus automóviles. Sin embargo, con el tiempo, todos los participantes en el proyecto Drive Me se incorporarán gradualmente a los vehículos de conducción asistida más avanzados, después de recibir capacitación especial.
Incluso entonces, la prueba de estos autos más avanzados se realizará inicialmente en entornos controlados con la supervisión de un experto en seguridad de Volvo Cars. No se introducirá tecnología alguna si existe alguna duda sobre su seguridad.
Esto significa que Volvo Cars continúa desarrollando autos autónomos con el mismo cuidado y minuciosidad que le han ayudado a establecer su posición como el constructor de algunos de los autos más seguros del mundo.
La familia Hain está formada por Alex y Paula (45 años) y sus hijas Filippa (17) y Smilla (14). Los Hain fueron las primeras personas elegidas para participar en Drive Me a principios de este año.
Ahora están acompañados por Sasko Simonovski (44) y su esposa Anna (41), y sus hijos Elin (10) y Villiam (8). Se agregarán familias adicionales en el futuro a medida que avance el proyecto.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo