La familia Softail de Harley-Davidson crece en Chile

Ocho nuevos modelos llegan al país para aumentar la presencia de esta línea, que mezcla rendimiento con mucho estilo.

Por José Contreras

Un gran crecimiento en número tuvo la línea Softail de Harley-Davidson en Chile. La compañía estadounidense presentó nada menos que ocho nuevos modelos que abarcan todo tipo de necesidades de los clientes fieles de la marca.

Estas nuevas motos cuentan con un chasis más rígido y más liviano para sacarle el máximo en torque a sus motores Milwaukee-Eight 107 y 114, este último disponible en algunas máquinas. Los nuevos modelos 2018 presentan un estilo más agresivo y mejor manejo que sus antecesores.

Abre la ruta la legendaria Fat Boy (24.200 dólares, en la foto principal), un modelo equipado con el motor Milwaukee-Eight 107 que reduce su peso en 16 kilos con respecto a su generación anterior, presenta una posición más agresiva de la zona delantera y la carcasa del faro delantero está mejor definida.

Sigue la Heritage Classic (25.200 dólares), que evoca con su estilo esas motos de los años 50. Parabrisas desmontable, alforjas rígidas con cerradora, sellas y resistentes al agua, una suspensión con mayor capacidad de carga de pasajero y equipaje y un peso 17 kilos menor que la anterior son sus novedades.

La Fat Bob (24.900 dólares) se equipa con los neumáticos más gruesos que haya producido la compañía: 150 mm delantero y 180 mm trasero. Además, sus frenos frontales son de doble disco, el depósito de combustible está rediseñado con 13,6 litros de capacidad y su escape es de tipo 2-1-2 de rendimiento con un acabado personalizado.

En el caso de la Street Bob (21.300 dólares), su estilo “aperrado” se complementa con sus llantas de rayos negros con guardabarros más cortos, pantalla digital de instrumentos, reducción de peso de 7 kilos con respecto a su antecesora y un depósito de 13,2 litros de combustible.

La Low Rider (22.300 dólares) mezcla lo mejor de las Custom Chopper de los años 70 con una máquina mejorada y que es más liviana y rápida, con un manejo mejor trabajado. Sus indicadores de velocidad y el tacómetro están separados y montados en el tanque y su escape es de tipo Shotgun 2-en-2.

Después está la Softail Slim (22.800 dólares), un homenaje a las Custom Bobbers de la posguerra. Trasero estrecho, guardabarros delantero recortado y lo mínimo en cromo, todo unido a los acabados oscuros que adornan las llantas y las manillas de tipo Hollywood. A ello, se suma un asiento de perfil bajo.

En el caso de la Deluxe (26.900 dólares), resalta su cromo brillante y que da estilo a una máquina moderna en su diseño. Presenta un manubrio de corte clásico auténtico e iluminación LED en sus luces delanteras y su luz trasera de tipo Tombstone, además de un peso 17 kilos menor que el modelo anterior.

Cierra la lista la Breakout (26.900 dólares), con más ángulo de inclinación y agilidad en una moto Dragster de cepa y estilo. El depósito de combustible crece a 13,2 litros, presenta un farol LED Signature Distinctive Daymaker, su pantalla de instrumentos es digital y las llantas son de aluminio fundido estilo Gasser.

Con estas ocho motos, Harley-Davidson espera seguir conquistando a los siempre fieles seguidores de la marca.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo