El Porsche Panamera Sport Turismo es el primer y atractivo lanzamiento del año

La cuarta versión de la segunda generación del sedán de lujo de la marca alemana es un fiel exponente de la genética de la marca, complementado con una estética que enfatiza su espíritu deportivo.

Por Pablo Vargas Zec

El frenesí de la industria automotora chilena no se detiene, y el primer lanzamiento del año no se hace esperar, con el arribo del más radical de las versiones del Panamera, el sedán de cuatro puertas de Porsche. Se trata de una versión aún más atractiva y que llega a completar el póquer que oferta la segunda generación de este modelo. El Panamera Sport Turismo es, definitivamente, la variante más interesante, gracias a líneas más agresivas, con un pilar C de menor ángulo, que aporta tanto espacio interior como robustez y deportividad a la estética exterior.

El formato de este Panamera Sport Turismo es el de un clásico Shooting Brake, rótulo que dan algunas marcas europeas a cupés grandes-cuatro puertas-deportivas. Sin embargo, este sedán de altas prestaciones no transa su ADN de marca y es un Porsche a carta cabal, lo que se denota en ciertos detalles como los faros de cuatro puntos delanteros o el anagrama tridimensional al centro de la parte posterior del auto, señalando así su family feeling con el resto de la gama.

Como elementos propios, cuenta con un spoiler trasero adaptativo para cuatro modos de conducción, con tres posiciones: -7 grados, 1 y 26, dependiendo de la velocidad a la que se viaja.

En el interior, en tanto, el tacómetrop análogo lo muestra como un Porsche, sumando una pantalla de 12 pulgadas y el ya clásico Porsche Advanced Cockpit digital, desde donde se controla mbuena parte de las funciones y funcionalidades del auto.

Con eje trasero direccional y sistema electrónico que estabiliza el balanceo (Porsche Dynamic Chassis Control), a priori podría pensarse que es una versión más del Panamera, ya que –de hecho- las dimensiones con iguales, con 5,049 metros de largo, 1,428 de alto y 1,937 de ancho, con una distancia entre ejes de 2,95 metros. Las diferencias van por otro lado.

Por ejemplo, viene con una configuración interior 4+1, lo que significa una capacidad de cinco plazas, aunque el asiento central de la banqueta posterior es más angosto que los otros dos, con una proporción 40:20:40, que ayuda a abatir los respaldos de esas plazas, lo que se puede hacer de forma manual o mediante un botón ubicado en el maletero, y que permite que el maletero (20 litros más amplio que el Panamera a secas) se amplíe a 1.390 litros, 50 más que el “normal”.

Bajo el prominente y aerodinámico capot, las diferencias no son mayores, ya que cuenta con el mismo bloque que equipa la segunda generación de Panamera, liciendo un motor de 4,0 litros de 8 cilindros configurados en V sobrealimentado con dos turbos, que entregan generosos 550 caballos y 770 Nm. La caja es automática de 8 velocidades. Con esta combinación llega a una velocidad punta de 304 km/h y puede acelerar de 0 a 100 en sólo 3,6 segundos.

El apetecible Panamera Sport Turismo llega a 183.900 dólares, poco menos de 5.000 dólares más que la versión normal, y se espera vender del orden de dos de estos modelos por mes.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo