Mitsubishi celebra doble éxito en 2017

Además del centenario de su primer auto, la marca japonesa terminó con el modelo más vendido en Chile, la camioneta L200, además de un notable top ten en la suma general de las ventas, con sólo tres modelos que hacen la fuerza.

Por Pablo Vargas Zec

Quedar top ten de ventas y tener el modelo más vendido entre todos los que se comercializan en el mercado, sin ser precisamente un auto de tamaño pequeño o dentro del rango menor de los precios. Esas dos cosas, sin tener claro cuál de las dos es más importante, son las que celebra Mitsubishi Motors Chile al cierre de 2017. No hay forma de haber celebrado mejor el año del centenario de la creación del Model A, el que abrió la senda de la marca de los tres diamantes.

Creciendo algo más que el mercado, el fabricante japonés cerró 2017 colocando 13.595 unidades, lo que redunda en un 24,6 por ciento de crecimiento durante la gestión. Esos números implican una participación de mercado del 3,8 puntos, y una sólida décima plaza en el ránking general de ventas, que se destaca porque Mitsubishi tiene presencia marginal en los segmentos de pasajeros, teniendo su fuerte en las pick ups y en los SUV.

Así, la camioneta L200 celebra ser el vehículo más vendido en los últimos cuatro años en el mercado chileno. Sólo en 2017 se comercializaron 9.878 unidades de la pick up, superando no sólo a sus rivales de segmento, sino que a los llamados a ser superventas, los de segmento de pasajeros, como el Hyundai Accent y el Chevrolet Sail, autos de menor tamaño y precio, que pelean en el nicho de “volúmen”.

La competencia, sobre todo en el mercado de las camionetas, enfatiza que MMCC hace buena parte de esas casi diez mil unidades gracias a la venta de flotas directamente desde el importador. Sin embargo, en Mitsubishi aseguran que el 84 por ciento de sus colocaciones se consiguen a través de los concesionarios, quienes no sólo suman en la venta uno a uno, minorista, de retail, sino que son los que aportan más en esa cifra de flotas, ya que sólo el 16 por ciento sale directamente a los compradores de flotas desde la casa matriz local.

Pero, aparte de la L200, hay otros dos modelos que son los pilares de ventas de Mitsubishi. Por un lado, está la Outlander, que en 2017 creció poco más de tres puntos, y el Montero Sport, cuya nueva generación creció en colocaciones en el orden del 54 por ciento respecto de 2016.

En base a esos tres modelos, la marca aspira a lograr, este año, cuatro puntos de market share y llegar a las 15 mil unidades. Para ello, eso sí, anuncian que no tendrán novedades en el segmento de pasajeros, donde se juega buena parte del volúmen de ventas para otras marcas, sino que se apoyará en el crecimiento de su familia de SUV, con el retorno del ASX y la incorporación de un modelo también compacto y de alta tecnología, más del nicho crossover, que debería arribar antes del cierre del primer semestre: el Eclipse Cross. A ellos se sumará el retorno de Mitsubishi a la carga por el nicho que abrió con el iMiEV, el de los autos ultrabaja o cero emisiones. Así, anuncia el reestreno de la Outlander PHEV, la versión híbrida enchufable que trajo y descontinuó.

Para el futuro, la apuesta es seguir creciendo de la mano de la sociedad con Renault y Nissan, de modo que las economías a escala le ayuden a seguir siendo un actor relevante en mercados tan competitivos como el chileno.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo