Los curiosos vínculos con Chile de los pilotos de la Fórmula E

Detrás de un gran piloto, hay... una chilena. El suizo Edoardo Mortara correrá "de local", gracias a su relación de hace una década con una compatriota, pero hay más.

Por Pablo Vargas Zec

La Fórmula E llega a Santiago en unas pocas semanas y, mientras algunos argumentan que la inversión debería verse complementada con presencia de chilenos en pista, lo cierto es que hay un par de pilotos que tienen fuertes vínculos con el país. Sin ir más lejos, el suizo Edoardo Mortara está casado con una chilena, mientras que la esposa del belga Jerome d’Ambrosio era la actiz y modelo Natalie Sifferman, hija de chilena.

Mortara, de 31 años recién cumplidos, llegará al e-Prix de Santiago defendiendo los colores de Venturi. Con un largo y exitoso recorrido por diversas series de monoplaza, terminó de hacerse un nombre en el automovilismo consiguiendo buenos resultados en el DTM. Desde 2014, está casado con la chilena Montserrat Retamal Aguilar. Fueron novios por seis años antes de consolidar el vínculo.

D’Ambrosio, en tanto, registra un par de temporadas en la Fórmula Uno, y en la serie de autos eléctricos compite para Dragon, el mismo team en el que ahora corre el argentino José María “Pechito” López. El belga, entre 2013 y 2015, estuvo casado con Sifferman, de madre chilena, quien trabajaba en relaciones públicas de Canadian Pacific Airlines. Natalie es una actriz de ascendente carrera: el año pasado ganó el premio a la mejor actriz en el Alternative Film Festival, por su papel protagónico en el cortometraje mudo “Rebirth”, dirigido por Jill Von D.

Así, a falta de pilotos nacionales con méritos para estar en la pista de Santiago, al menos podemos aportar que detrás de grandes pilotos, hay mujeres chilenas.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo