“Tacos” y semáforos en rojo aumentan contaminación en los autos

Así lo establece un estudio de la Universidad de Surrey, en Reino Unido, que asegura que los índices de polución dentro del auto son 40% superiores cuando estamos en esas condiciones.

Por José Contreras

Todos los conductores sabemos que los atochamientos y los semáforos en rojo aumentan la tensión y hacen menos agradable la sensación de manejar. Y si vamos con las ventanas cerradas la cosa empeora pues, a diferencia de cuando circulamos normalmente, se produce falta de corrientes de aire que dispersen los gases tóxicos.

Así al menos lo establece un estudio realizado por la Universidad de Surrey, en Reino Unido, que señala que los índices de contaminación dentro del auto son 40% superiores cuando estamos en “tacos” o semáforos en rojo.

De hecho, los conductores están expuestos hasta 29 veces a más partículas contaminantes nocivas cuando están detenidos en los semáforos que en tráfico fluido. Al detenerse en un semáforo en rojo, pasan por diferentes ciclos de conducción como el ralentí, aceleración y desaceleración. Al mismo tiempo, otros vehículos también se detienen en el semáforo, emitiendo nuevas emisiones que tardan más tiempo en dispersarse, especialmente en zonas edificadas.

Cuando el tráfico es alto y tenemos autos al frente, las investigaciones demuestran que mantener las ventanas de los automóviles cerradas, apagar el ventilador y lograr una mayor distancia respecto del siguiente vehículo reduce en un 76% los contaminantes del automóvil.

Además, el estudio recomienda que lo más seguro es que el aire circule internamente sólo por el ventilador o aire acondicionado sin extraer aire contaminado del exterior.

Al mismo tiempo, hay que mantener limpio el interior y ductos del vehículo con un método seguro para la salud de las personas y el medio ambiente.

Y es aquí donde aparece Airlife, dispositivo que utiliza tecnología limpia y altamente eficiente para destruir los microrganismos y, a nivel molecular, olores de origen orgánico, reduciendo hasta un 99% los hongos, virus y bacterias, sin necesidad de usar elementos químicos ni dejar residuos.

Para nada un mal consejo si pensamos en que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha ubicado la contaminación del aire exterior entre los diez principales riesgos de salud que enfrentan los seres humanos, vinculándose con siete millones de muertes prematuras al año.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo