Porsche eleva las sensaciones con las versiones GTS del 718

El biplaza de motor central suma el Boxster y el Cayman con motor de 2,5 litros, con nuevo múltiple de admisión y turbo optimizado, ofreciendo 365 hp.

Por Pablo Vargas Zec

Los productos de Porsche garantizan emociones y, sobre todo, sensaciones al volante. Y, en la búsqueda de seguir satisfaciendo las necesidades de los amantes de la deportividad y lujo, la marca de Stuttgart amplía su gama de modelos con motor central en Chile, incorporando los nuevos 718 Boxster GTS y 718 Cayman GTS, que complementan la gama de este modelo con las versiones de mayores prestaciones, ya que ambos montan el clásico moto bóxer de la marca, en este caso de 2,5 litros con un nuevo múltiple de adminisión y un turbo optimizado, con lo que ofrecen excitantes 365 caballos.

La sigla GTS evoca las míticas carreras de Gran Turismo en Europa durante la década de 1950 y 1960, que se disputaban entre automóviles deportivos de dos asientos. Y estas dos versiones del 718 hacen honor a esa importante herencia.

“Estas nuevas versiones demuestran la importancia que tiene la historia para la marca, la cual siempre ha servido de inspiración para cumplir el objetivo de fabricar el automóvil deportivo del futuro”, asegura Alfredo Gantz, gerente general de Porsche en Chile. “Estoy seguro que al conducir los nuevos 718 GTS, nuestros clientes disfrutarán la experiencia que entregan los autos con motor central, su performance excepcional y las características que todo Porsche tiene, ser un verdadero deportivo en la pista, pero también un auto para el día a día”.

Ya en 1963, el 904 Carrera GTS, elaborado especialmente para la categoría por Ferdinand Alexander “Butzi” Porsche, incorporó la tecnología de un automóvil de carreras a un deportivo con homologación de calle. A este le sucedieron el 924 GTS, con el cual Walter Röhrl lograría diversas victorias para luego vincularse a la marca como director deportivo, y el 928 GTS, el primer Porsche producido en serie con un motor V8. Estos últimos dos modelos continuaron con el principio GTS en las décadas de 1980 y 1990. En 2007, fue presentado el Cayenne GTS, con el cual la casa de Stuttgart inició la salida de los modelos GTS actuales. En 2010 se celebró su renacimiento con el 911 Carrera GTS (tipo 997) y en 2014 llegaron los Porsche Boxster GTS y Cayman GTS.

Los modelos GTS destacan dentro de la gama 718 no sólo por su tecnología, sino también por su estética. El nuevo carenado frontal en Sport Design enfatiza el carácter deportivo del vehículo. Como es típico en los modelos GTS, los módulos de las luces delanteras y los faros bixenón incorporan un contorno negro. En la parte trasera del auto, las luces, así como los logotipos, el carenado trasero y los tubos del sistema de escape deportivo situados en el centro, también son de color negro, lo que da al GTS esa apariencia única. Los logotipos GTS negros en la base de las puertas y las llantas de 20 pulgadas pintadas en ese mismo tono, con un acabado satinado, completan la vista lateral.

En el interior, domina el alcantara, presente tanto en el volante deportivo de 360 mm de diámetro, los asientos, la guantera, el apoyabrazos central y las puertas. Por otro lado, la sigla GTS está incorporada en los apoyacabezas, el panel de instrumentos y también en el apoyabrazos. Asimismo, las pisaderas incorporan la designación del modelo GTS. Por otro lado, también se puede configurar el interior con costuras, panel de instrumentos y cinturones en contraste, así como la consola central en carbono.

El corazón de todo deportivo Porsche ha sido desde siempre su motor bóxer. En el 718 GTS, un motor bóxer turbo de cuatro cilindros, 2,5 litros y 365 caballos de potencia actúa como motor central detrás de los pasajeros. Su par motor máximo en combinación con la caja de cambios de doble embrague PDK es de 430 Nm, disponible entre 1.900 y 5.000 rpm. El motor turbo tiene una potencia de 15 caballos más que en los modelos 718 S y de hasta 35 caballos más que en el modelo GTS anterior con motor atmosférico. Esta mejora de prestaciones es posible en gran medida gracias a un nuevo múltiple de admisión, que permite optimizar el flujo de aire dentro del motor, y un turbocompresor con geometría de turbina variable (VTG) avanzado con una rueda compresora de mayor diámetro.

El resultado son unos valores mejorados y una aceleración más rápida. En comparación con los modelos 718 S actuales, ambas variantes 718 GTS con paquete Sport Chrono de serie y caja de cambios de doble embrague PDK aceleran de 0 a 100 km/h a una velocidad 0,1 segundos superior. Así, aceleran de 0 a 100 km/h en 4,1 segundos. La velocidad máxima de ambos modelos GTS es de 290 km/h.

Además, los nuevos 718 GTS incorporan el sistema Porsche Active Suspension Management (PASM), llantas de 20”, Porsche Torque Vectoring, volante deportivo GT y una serie de detalles que garantizan una mejor adherencia al suelo y, por tanto, mejores prestaciones de conducción con un alto nivel de confort.

El PASM es un sistema de ajuste electrónico de los amortiguadores que regula de forma continua la dureza de la amortiguación de cada una de las ruedas en función del estado de la calzada y del estilo de conducción. Además, en los nuevos 718 GTS la altura de la carrocería ha sido rebajada 10 mm. Así, las barras estabilizadoras del eje delantero y trasero cuentan con una mayor resistencia a la torsión. Esto no solo reduce aún más el empuje ascensional en el eje delantero, también refuerza el agarre del eje trasero. La aerodinámica así mejorada permite incrementar aún más las prestaciones, manteniendo un elevado confort.

De manera opcional, el cliente puede optar por el chasís deportivo PASM, que permite rebajar la carrocería en 20mm, lo cual ofrece una conducción aún más deportiva y radical.

La función Porsche Stability Management (PSM), que regula automáticamente la estabilización en el margen límite de la dinámica de conducción, determina continuamente la dirección de la marcha, la velocidad del vehículo y de guiñada, así como la aceleración transversal del vehículo. El principal componente del paquete Sport Chrono de serie es el modo PSM Sport. Permite a los conductores más ambiciosos acercarse todavía más al margen límite en el circuito de carreras o en los entrenamientos de invierno sin que la seguridad se vea comprometida. En comparación con ‘PSM On’, la función permite ángulos de flotación mucho mayores y un mayor deslizamiento en las ruedas motrices. Entregando un modo de conducción mucho más deportivo y, para ello, el PSM se mantiene activo en segundo plano.

Además, existen otros sistemas de serie que mejoran la precisión de dirección, la agilidad y la tracción: el Porsche Torque Vectoring (PTV) con bloqueo transversal mecánico del eje trasero aumenta las prestaciones y el placer de conducción en lo que al PSM se refiere. Al girar en una curva, se genera un impulso de giro sobre el eje vertical del vehículo mediante un impulso de los frenos en la rueda del lado interior de la curva. El resultado es un aumento de la precisión de dirección y la agilidad. Gracias al bloqueo transversal mecánico, se redistribuye una fuerza mayor sobre la rueda más lenta. Esto favorece la tracción durante aceleraciones fuertes en curvas estrechas y supone un beneficio en cuanto a dinámica longitudinal y transversal.

El selector de modos integrado sirve para ajustar los modos de conducción normal, sport, sport plus e individual, con el cual el conductor puede configurar los ajustes de acuerdo a sus gustos y disfrutar de una conducción mucho más personalizada.

Los modelos 718 GTS incorporan frenos con pinzas fijas de aluminio de 4 pistones en arquitecura monobloque de color rojo, que ofrecen unos valores de desaceleración de primera, también con cargas térmicas elevadas en circuitos de competición. Son ligeros y resistentes a la deformación. Los discos de freno están perforados y autoventilados para ofrecer un mayor rendimiento sobre superficies mojadas y entregan también una refrigeración óptima.

De manera opcional, el cliente puede solicitar los frenos Porsche Ceramic Composite Brake (PCCB), los cuales disponen de pinzas fijas de aluminio de seis pistones en arquitectura monobolque de color amarillo en el eje delantero, y pinzas fijas de aluminio de cuatro pistones en arquitectura monobloque en el eje trasero. Estos proporcionan una presión de freno en la desaceleración perceptiblemente elevada y, sobre todo, constante.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo