Grupo FCA actualiza su campo de pruebas en Michigan para los autos autónomos

La inversión asciende a los 30 millones de dólares en la infraestructura del Chelsea Proving Rounds.

Por Pablo Vargas Zec

FCA US ha anunciado una inversión de más de 30 millones de dólares en su Centro de Pruebas de Chelsea (Chelsea Proving Grounds), en el sudeste del estado de Michigan, para el desarrollo y pruebas de vehículos autónomos y de tecnologías avanzadas de seguridad.

La nueva instalación, que comienza con los programas de pruebas este mismo mes de septiembre, cuenta con un circuito exclusivo para manejo autónomo a velocidades de autopista, con un área de evaluación de componentes y sistemas de seguridad de 15 hectáreas y con un centro de mando completamente vanguardista.

“La nueva instalación en el Centro de Pruebas de Chelsea facilitará y contribuirá al éxito del plan de desarrollo de producto de la compañía a cinco años que fue desvelado a mitad de año,” señala Mike Manley, CEO de Fiat Chrysler Automobiles y COO en la región NAFTA. “Nuestra capacidad para probar tecnologías avanzadas de seguridad y de manejo autónomo nos permitirá ofrecer a los clientes los elementos que quieren ver en nuestro portafolio de productos”, agrega.

La instalación está homologada para la realización de pruebas en varios niveles de manejo autónomo y para la evaluación de los vehículos FCA en función de los protocolos de terceras partes, tales como el Instituto de Seguros para la Seguridad en las Carreteras (IIHS) y el Programa Europeo de Evaluación de Automóviles Nuevos (EuroNCAP), así como para hacer simulaciones de frenado electrónico automático.

El circuito de manejo autónomo a velocidad de autopista ofrece la capacidad de desarrollar sistemas de vehículos de manejo autónomo bajo una amplia variedad de exigentes situaciones, que incluyen obstáculos, túneles, condiciones de iluminación variables, rampas de entrada y carriles de deceleración al estilo de las carreteras interestatales, entre otras.

El centro de mando cubre una superficie de más de 600 metros cuadrados y alberga equipo computacional vital para la comunicación con los vehículos de prueba y la capacidad GPS.

La instalación también permitirá el desarrollo de pruebas avanzadas de repetición de frenado de emergencia automático y de tecnología de estacionamiento autónomo en una nueva superficie pavimentada.

El centro de pruebas de Chelsea (CPG) abrió en 1954. Tras varias expansiones, su superficie cubre cerca 1.700 hectáreas de terreno, presume de una superficie asfaltada total de 160 kilómetros y cuenta con replicas todoterreno del Rubicon y otros exigentes tramos todoterreno. El centro está en operación siete días a la semana, 365 días al año. En la actualidad, emplea aproximadamente a 900 personas.

CPG fue la sede de uno de los primeros túneles de viento propiedad de un fabricante de automóviles. Fue también el lugar de consecución de varios records de velocidad, incluido en del piloto de carreras stock Buddy Baker quien, en 1969, alcanzó las 326 kilómetros por hora a los mandos de un Dodge Charger Daytona, convirtiéndose así en el primer vehículo de producción que superó la barrera de las 320 km/h.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo