Retorno a la normalidad: portaequipajes, accesorio a usar con ciertos cuidados

Llevar carga en el techo del auto no sólo altera el consumo sino que también el centro de gravedad.

Por Pablo Vargas Zec

Muchos creen que salir a la aventura en un fin de semana largo es tan simple como cargar el auto y partir. Pero no. No es tan así. Para eso, hay que poner atención en ciertos detalles a la hora de usar los diferentes tipos de parrillas, barras, cajas o portaobjetos que se ofrecen en el mercado.

Mirando esa amplia gama, la marca china Changan ofrece ciertas guías para antes de iniciar un viaje:

  • Distribución de la carga en el auto: se deben poner los objetos más pesados en la maleta del auto y lo más liviano en el portaequipaje del techo, ya que al llevar mayor peso sobre el vehículo, la resistencia aerodinámica de nuestro auto se ve perjudicada. Por ende, se produce un aumento en el consumo de combustible entre un 10 a un 15 por ciento, debido a la mayor altura que alcanza el vehículo. Además, las prestaciones se disminuirán por la resistencia al viento, además de variar el centro de gravedad a la hora de encarar curvas.
  • Caja portaequipaje debe ser proporcional al auto: su largo y ancho no puede ser mayor al del techo del coche. Esta es la razón por la cual la mayoría de las marcas recomienda accesorios propios, ya que son diseñados para tales efectos, o son seleccionados junto el área técnica para ver precisamente qué accesorios pueden ser usados, eligiendo las mejores opciones del mercado.
  • Respetar peso máximo: las barras no soportan más de 50 kilos, porque se pueden romper o, incluso, salir, poniendo en riesgo a los ocupantes y al resto de los conductores en la carretera.
  • Revisión cierres de las barras y de la caja: siempre hay que hacer una revisión para verificar que funcionen correctamente y de llevar las llaves.
  • Desinstalación: si no se está usando los accesorios, con la finalidad de evitar el desgaste innecesario de los productos, hay que desinstalarlos.
  • El mejor consejo: antes de cualquier viaje hay que revisar el auto, asegurándose de cumplir los estándares que recomienda el fabricante, poniendo atención en la presión de los neumáticos, la carga de la batería, el líquido anticongelante, el líquido de frenos, el nivel de aceite, la luminosidad de los faros y el funcionamiento del limpiaparabrisas.

Por último, la recomendación más obvio pero la más relevante: manejar con prudencia.

¡Buen viaje!

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo