Mercedes-Benz sigue dando cátedra con su Clase C

La marca alemana presentó la gama completa de estos modelos, que incluyen nuevos motores y varias modificaciones de tecnología.

Por Pablo Vargas Zec

Son muchas las novedades que presenta la nueva Clase C de Mercedes-Benz, que fue presentada recientemente en Chile. Desde los motores hasta el diseño, pasando por los desarrollos tecnológicos, todo lo que incorpora la nueva gama de la serie no hace más que ratificar la cátedra que dicta la marca alemana.

Posicionado como uno de los modelos más exitosos de la marca, la apuesta de la compañía es seguir en la senda del suceso, ese que los ha llevado a vender sólo durante 2017 más de 415 mil unidades en todo el mundo. Y para eso se tomaron diferentes elementos para modificación, comenzando con los motores.

La bienvenida la da el C 180, con un motor turbo intercooler 1.4 de cuatro cilindros con 156 CV y 250 Nm, asociado a una transmisión 9G-Tronic de nueve marchas, las que permiten mantener un número de revoluciones bajas, logrando así un mejor rendimiento de combustible.

Esa misma transmisión asoma en los C 200 y C 300, cuyas novedades son la presencia del EQ Boost, un sistema adicional de 48 voltios con alternador arrancador accionado por correa. MIentras el C 200 posee un bloque 1.5 de 184 CV que suma 17 más con el EQ Boost, el C 300 es de 2.0 con 258 CV y 370 Nm.

En tanto, el C 220 d incorpora el mismo motor diésel que el Clase E poseía en 2017. Aunque baja su cilindrada un poco menos de dos litros y es un 16% más liviano que el modelo anterior, es capaz de generar 194 CV, 25 más que su antecesor.

En el caso de las versiones AMG, el C 43 posee un motor V6 3.0 de 390 CV, 23 más que el anterior, con 520 Nm, el C 63 en variantes sedán, coupé y cabriolet equipa un motor V8 4.0 biturbo de 476 CV y 650 Nm con caja Speedshift MCT 9G de nueve marchas y doble embrague, y la C 63 S con las mismas variantes del anteriormente mencionado tiene un V8 4.0 de 510 CV, 700 Nm y una caja Speedshift MCT AMG de 9 velocidades con doble embrague.

Mercedes-Benz se preocupó de dotar a los nuevo Clase C de mayor deportividad, con elementos ubicados en la zona frontal, los focos y luces traseras. Para la línea AMG, en tanto, se incluye una parrilla de efecto diamante, faldones delanteros de nueva geometría y un nuevo inserto de efecto difusor en la zaga.

En el interior, en tanto, los elementos entregan fluidez y una nueva interpretación del concepto de “lujo moderno”. En la consola central resalta su adorno estilizado que puede ser elegido y personalizado por el cliente con toques de madera. También se pueden personalizar los cinturones de seguridad y para las versiones AMG hay nuevos tonos de interior. A eso se suma en equipamiento la función de arranque Keyless-Go, ahora de serie, y se heredan de la Clase S elementos multicontorno en los asientos, que incluyen elementos como cámaras de aire en la zona lumbar para generar un efecto de masaje.

Por el lado de la seguridad, la gama presenta la generación más moderna de sistemas de asistencia a la conducción, usando los mapas de carretera y navegación para sus funciones. Frenado activo con funciones ampliadas, manejo semiautónomo y el asistente activo de distancia Distronic que ayuda al conductor a tomar mejores decisiones de conducción son algunos de los principales elementos de esta nueva generación del Clase C que sigue asombrando.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo