Citroën celebró los 70 años de la emblemática “Citroneta”

El 2CV, uno de los modelos más icónicos de la industria y que marcó época en Chile, fue creado en 1948.

Por José Contreras

En el Salón de París de 1948, fue presentado un modelo de auto que para Citroën debía ser lo máximo en versatilidad, economía, seguridad y rendimiento. En ese evento, y con el mismísimo presidente de Francia Vincent Auriol como asistente, la marca presentaba el 2CV. Primero vino el asombro general; luego, la historia.

Esa que aún recuerda al vehículo, pese a que en 1990 fue descontinuado definitivamente de las plantas de producción. El 2CV cumple 70 años desde que vio la luz en el Salón parisino y, como corresponde, la marca francesa lo festejó en el mismo certamen.

Llamado así como abreviatura de Deux Chevaux Vapeur o Dos Caballos de Vapor, que era su potencia equivalente a los 9 caballos de fuerza que generaba su motor de dos cilindros refrigerado por agua, la vida del 2CV comenzó mucho antes de 1948, ya que antes de la Segunda Guerra Mundial, en 1934, el entonces director general de la marca Pierre-Jules Boulanger, aprobó el proyecto de un auto de consumo masivo, económico, seguro, versátil y capaz de llevar a cuatro personas y 50 kilos de peso a unos 60 km/h. Era la “respuesta” francesa al Ford T que dominaba en América.

Del germinal TPV (Toute Petite Voiture o “auto pequeño”) se siguió trabajando hasta llegar al primer 2CV, un modelo del cual se produjeron 250 unidades y que debían ser presentados en el Salón de París de 1939, pero la guerra abortó la idea. Todos los prototipos, por orden de la marca, fueron destruidos, excepto cinco ejemplares, encontrados en un granero en 1994.

Y aunque en 1948 se burlaron de su particular silueta, la razón fue más fuerte. Hasta 1990, la fecha de su adiós, se vendieron más de 5,1 millones de unidades en diferentes configuraciones que lo convirtieron en un favorito transversal: desde agricultores hasta estudiantes y familias.

Una de esas configuraciones, que mezcló el 2CV con una camioneta, marcó época en Chile. En 1953 se comenzaron a crear los primeros modelos nacionales desde la planta de Citroën en Arica, pero en 1960 salió a la calle el que hizo historia en el país: la “Citroneta”.

En 1970, el 2CV dio otro paso más en Chile. El presidente Salvador Allende ordenó la creación de un auto con la carrocería de la “Citroneta” que sirviera para el ejército. El problema fue que no superó las pruebas de resistencia, por lo que el llamado Yagan quedó para uso doméstico. Destartalado, artesanal y con el 50% de sus piezas hechas en Chile, se dice que no hay dos Yagan iguales.

Presente en películas, perseguido por coleccionistas, referido por la historia. El 27 de julio de 1990, después de 41 años, el 2CV dejaba de ser producido, pero eso no significó que fuera borrado del colectivo automotriz en todo el mundo y que ahora, a 70 años de su nacimiento, lo sigue recordando.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo