Nissan remecerá Sao Paulo con el “Godzilla” GT-R 2019

El deportivo será una de las principales atracciones de la marca japonesa en su presentación en el Salón paulista.

Por José Contreras

“Godzilla” llega a Sao Paulo. No es el mítico monstruo japonés, sino que el vehículo denominado de esa forma, el Nissan GT-R 2019, uno de los autos de producción en serie más veloces del mundo y que será una de las atracciones de la marca japonesa en el Salón del Automóvil de la ciudad paulista.

El GT-R 2019 a ser exhibido en Brasil corresponde a la sexta generación R35 en su versión premium y posee un motor biturbo “VR38DETT” V6 3.8 con 24 válvulas de 572 CV y 636 Nm, fabricado en aluminio con cilindros revestidos con plasma que permiten menos fricción, menos peso, más capacidad de refrigeración, más rendimiento y consumo más eficiente.

Hecho por una serie de profesionales altamente especializados y que se conocen en Nissan como “Takumis” (artesanos en japonés), el motor recibe una atención especial con un proceso manual en todas las etapas de su montaje. Estos “takumis” son los únicos de montar el motor en la carrocería del GT-R.

“Godzilla” posee una transmisión automática de doble embrague de seis velocidad con modo secuencial manual y opción de control por alertas en el volante. En condiciones normales, el GT-R es un auto con tracción trasera con torque 0:100 ajustable a 50:50 dependiendo de diferentes factores.

Adentro, el vehículo hace juicio a la calificación de la marca de denominarlo como “el más cómodo hecho hasta ahora de la gama”. Interior cubierto de cuero y con detalles en fibra de carbono, sistema multimedia con pantalla de 8 pulgadas y opción de personalización de la información a mostrar y controlar son algunos de los elementos.

Por fuera, el deportivo equipa la parrilla “V-Motion” con un perfil curvo que ayuda al flujo de aire. La aerodinámica se ve mejorada gracias a tres áreas principales: generación de fuerza de carga aerodinámica (downforce), reducción del arrastre y mayor capacidad de refrigeración de los sistemas vitales del vehículo. Y con todo eso no se olvida de sus orígenes en los años 60, cuando nació como la versión de alto rendimiento del Skyline y que fue tomando vida propia hasta ser un monstruo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo