¿Cómo preparar el auto para las vacaciones de verano?

Antes de tomar el merecido descanso estival, no está de más revisar a qué aspectos debes poner especial atención en tu vehículo.

Por José Contreras

Queda muy poco para que 2018 se vaya y comience 2019. Con ello, las vacaciones de verano, temporada muy esperada para superar un intenso año y enfrentar lo que viene recuperado y cargado de energía. Pero eso no significa que hay que olvidar el cuidado del auto, que, de seguro, te acompañará en los viajes.

Por eso, mientras barajas opciones de destino, ten en cuenta una serie de consejos y datos al momento de tener siempre listo el auto para estos viajes, considerando que, según la Subsecretaría de Turismo, más del 50 por ciento de los chilenos se va de vacaciones en auto propio o arrendado.

Lo primero es partir chequeando lo básico de seguridad: revisar el estado del motor, los líquidos de freno, las pastillas y niveles de aceite son elementos imprescindibles a mirar antes de salir de viaje.

También hay que prestar atención a los neumáticos. “La profundidad del dibujo, por ejemplo, es un indicador importante. Una manera rápida de saber si se ha alcanzado esa profundidad mínima, es fijarse en los indicadores de desgaste que incorporan todos los neumáticos en su banda de rodadura”, comenta el gerente de negocios del área Automóviles de Sodimac, Iván Goitiandia.

Además de las ranuras, hay que fijarse en la presión del aire, ya que un inadecuado índice afecta el consumo de combustible y aumenta la chance de pinchazos por el calor del asfalto. “La presión del aire es un factor clave desde el punto de vista de la seguridad, porque proporciona estabilidad en curvas cerradas, frenado más suave y aceleración más rápida”, dice el ejecutivo.

Es recomendable salir de viaje con un bolso multiuso cargado de varios elementos que podrían ayudarnos en cualquier imprevisto. Así, Goitiandia aconseja dos artículos importantes: un reparador líquido de pinchazos y un partidor de batería, mucho más práctico que un cable roba corriente.

La carga del equipaje es otro elemento a considerar. Lo fundamental es tener claro que ésta no debe afectar el centro de gravedad y jamás superar la capacidad recomendada de carga por el fabricante.

Así, es importante considerar que los objetos más grandes y pesados vayan en la parte más baja de los compartimientos y que se evite el usar las bandejas tras los asientos como almacenamiento, ya que los artículos se pueden convertir en proyectiles ante un frenado de emergencia.

Otro elemento importante es el uso de parrillas o baúles portaequipajes sobre el techo. “En el mercado existen muchas opciones y en Sodimac tenemos bolsos portaequipajes y cajas que van desde los 320 a los 450 litros. Éstas últimas, al ser rígidas y aerodinámicas, son una mejor solución frente a los bolsos. Pero siempre va a depender de las necesidades del cliente y de su presupuesto”, asegura Goitiandia.

NEWSLETTER

Lo Último de en tu correo...

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo